Rate this post

Washington – EEUU.- El Gobierno de Estados Unidos sancionó, a través de su Departamento del Tesoro, a la División General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), un organismo represor, que está al servicio de la dictadura venezolana.

 

Las penalidades, de las que no se precisaron detalles, fueron establecidas mediante la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), una dependencia que actúa bajo el paraguas del Tesoro estadounidense.

 

Las sanciones contra la DGCIM son un castigo por el asesinato del capitán de fragata Rafael Acosta Arévalo, un oficial de la Armada venezolana, al que el régimen madurista acusó de conspiración y de intento de magnicidio.

 

Acosta Arévalo falleció, el pasado mes de junio, dentro de las instalaciones de un hospital militar, luego de ser brutalmente torturado, por funcionarios de la División General de Contrainteligencia Militar.

 

El homicidio del Capitán es “sólo la muestra más reciente de la brutalidad llevada a cabo por una agencia notoria por sus métodos violentos”, dijo el Tesoro, a través de un comunicado.

 

En ese mismo documento, el Departamento se comprometió a poner fin “al trato inhumano del antiguo régimen de Maduro contra los opositores políticos, los civiles inocentes y los miembros de las Fuerzas Armadas, en un esfuerzo por suprimir la disidencia”.