Rate this post

Washington – EEUU.- El gobierno del presidente Donald Trump ha decidido utilizar una base militar ubicada en Oklahoma, al sur de Estados Unidos, para instalar un refugio temporal, que servirá como centro de acogida de menores indocumentados, que llegaron a suelo estadounidense sin la compañía de sus padres.

 

Se trata del Fuerte Still, un recinto que se encuentra muy cerca de la localidad de Lawton y que, según lo previsto, tendrá capacidad para unos mil 400 pequeños. No es la primera vez que el complejo sirve para este propósito, pues en 2014, la administración del ex presidente Barack Obama lo utilizó con las mismas intenciones.

 

La decisión fue tomada luego de que la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, una dependencia del Departamento de Salud, publicara cifras que dan cuenta de un drástico incremento en el número de niños que están llegando a la frontera sur de Estados Unidos, sin la compañía de sus familiares.

 

Según los datos, la Oficina de Reasentamiento ha recibido más de 40 mil menores durante el período fiscal vigente. Ello implica un aumento de casi 57%, con respecto al mismo período del año pasado.