Rate this post

NY – EE.UU.- De luto, como si hubiese presentido que quizás sería el último día en el que cruzaran sus miradas, así lució Emma Coronel, la esposa del narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán a su llegada a la audiencia condenatoria que se desarrolló este miércoles en la sala 8D de la corte federal de Brooklyn, Nueva York.

 

Con un cambio de look que la hace ver rubia, vestida de blanco y negro, con unos lentes de sol, poco sonriente, sin lágrimas y con un rostro totalmente inexpresivo, Coronel acompañó como en casi todas las audiencias a su esposo, quien fue condenado a cadena perpetua, ella no medio palabras con nadie, sin embargo, el abogado defensor del capo de la droga, Jeffrey Lichtman, informó que la mujer quedó devastada tras el veredicto.

 

“El Chapo” tenía prohibida entre otras cosas, recibir la visita de su esposa, ya que esta fue acusada por un testigo de colaborar en la segunda fuga del narcotraficante y de organizar un tercer escape usando otro túnel en México, motivos por los que presuntamente Coronel estaría siendo investigada por el FIB.

 

Con la condena no sólo llegó la cadena perpetua para el jefe del cartel de Sinloa, sino también un posible hasta nunca para la pareja, pues la única esperanza de que ambos se vuelvan a ver en la distancia es que la defensa apele al caso.