Rate this post

Charlotte – Carolina del Norte.- Charlotte Knights elogió al Congreso por su iniciativa para evitar que la Major League Baseball (MLB) elimine a 42 equipos de Ligas Menores, lo cual afectaría la vida social y económica de millones de personas.

«Agradecemos el apoyo de la representante Lori Trahan (D-Massachusetts), David McKinley (RW.Va) y los miembros del grupo de trabajo para defender a Minor League Baseball y hablar en contra del esfuerzo de MLB de afectar miles de empleos y reducir entretenimiento asequible para toda la familia», dijo Dan Rajkowski, director de operaciones de Charlotte Knights, un equipo Triple A afiliado de los Medias Blancas de Chicago.

En una misiva firmada por Trahan y McKinley, junto a más de 100 integrantes de la Cámara Baja, dirigida al comisionado de la MLB, Rob Manfred, los legisladores advirtieron que “el abandono de los clubes de las Ligas Menores por parte de las Grandes Ligas devastaría a nuestras comunidades, a quienes adquieren sus bonos, y a otros inversionistas afectados por la potencial pérdida de estos clubes”.

“Queremos que ustedes comprendan a fondo el impacto que esto podría tener no sólo en las comunidades a las que representamos, sino también en el respaldo a largo plazo que el Congreso siempre le ha concedido a nuestro pasatiempo nacional en una amplia variedad de iniciativas legislativas”, agrega la carta.

Aunque Charlotte Knights no está en la lista de equipos que podrían desaparecer sí ha dejado claro que las Ligas Menores se mantendrán unidas en contra de la eventual medida de la MLB.

«Con esta propuesta, MLB está dispuesta a romper los corazones de docenas de comunidades en todo el país (…) Vamos a resistir este plan y nos complace que en el Congreso estén dispuestos a unirse a nosotros», declaró Rajkowski.

El interés de la MLB de reducir de 162 a 120 los equipos de las Ligas Menores estaría relacionado con la presión pública que se ha ejercido para mejorar la paga y las condiciones de los jugadores.

Las Grandes Ligas se han beneficiado de una enmienda en la Ley de Normas Laborales Justas, que permitió clasificar a los peloteros de Ligas Menores como trabajadores temporales con lo cual no tienen derecho al salario mínimo y al pago de horas extras.