Rate this post

Kabul – Afganistán.- Al menos 63 personas perdieron la vida, la noche de este sábado, en Kabul, la capital de Afganistán. Las víctimas murieron a causa de la explosión ocasionada por un atacante suicida, dentro de un salón de bodas.

 

Según testigos, el hombre detonó sus explosivos cerca del escenario en el que tocaban los músicos. “Todos los jóvenes, niños y todas las personas que estaban allí fueron asesinadas”, dijo Gul Mohammad, quien presenció el incidente.

 

La arremetida, que también dejó a 182 civiles heridos, ha sido reivindicada por una organización local, afiliada al autodenominado Estado Islámico (EI). De hecho, el EI ha identificado al autor material como Abu Asim al Pakistani.

 

A través de comunicados difundidos mediante la plataforma Telegram, los terroristas comunicaron, además, la detonación de un carro bomba, justo después de la primera explosión. Aunque la policía no ha confirmado tal versión, algunos medios aseguran que ese segundo estallido habría aumentado el número de decesos.

 

El de este fin de semana ha sido el ataque con más fatalidades, de todos los que han ocurrido en la capital afgana en lo que va de 2019.

 

La indignación generada por la embestida ha llevado al Talibán a desmarcarse de lo sucedido. “El Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) condena firmemente la explosión dirigida contra civiles en un hotel de la ciudad de Kabul”, ha dicho un portavoz del grupo insurgente.