Rate this post

Este martes se cumple una semana de que la fiscalía presentó su caso en contra del conocido narcotraficante mexicano, Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, en una corte de Nueva York. Las polémicas declaraciones del narcotraficante Jesús Zambada, conocido como El Rey, han dominado esta primera etapa del juicio que captura la atención del público y hoy no ha sido la excepciónii

El Rey Zambada, hermano de El Mayo Zambada, supuesto dirigente del Cártel de Sinaloa en ausencia de Guzmán, continúa cimbrando la corte con acusaciones a políticos y militares mexicanos de alto nivel.  El turno ha sido ahora de Género García Luna y de Gabriel Regino, funcionarios de las administraciones del expresidente Felipe Calderón y del actual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador (cuando fue Jefe de Gobierno), respectivamente.

Zambada dijo que García Luna, encargado del órgano de procuración de justicia más importante de México durante el mandato de Calderón, había recibido 3 millones de dólares entre el año 2001 y el 2006, según reportó la agencia de noticias EFE. El dinero habría sido entregado a García Luna dentro de un maletín por Zambada y el abogado de su hermano, Oscar Paredes.

Zambada también dijo que varios capos de la droga, incluido su hermano Héctor Zambada, habían pagado un total de 50 millones de dólares a García Luna para protección.

El testigo de la fiscalía también señaló a Gabriel Regino, el segundo al mando de la seguridad en la Ciudad de México durante el mandato de López Obrador, de recibir “unos cuantos millones de dólares”.

Por su parte, Regino desmintió los dichos e indicó que estaba dispuesto a declarar ante cualquier autoridad mexicana o extranjera.

Hasta ahora no ha habido más prueba de las acusaciones que el propio testimonio de Zambada, algo que la defensa de El Chapo ha recordado a los jurados como un motivo para desconfiar del testimonio de un criminal que busca el favor del Gobierno para obtener una sentencia menos severa.

Pero la defensa también ha acusado sin fundamento. A los presidentes mexicanos Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, actualmente en el poder, los señaló por supuestamente recibir sobornos millonarios de parte de El Mayo Zambada a cambio de su libertad.

Esta mañana los abogados han discutido con el juez, apartados del jurado y durante 20 minutos, las implicaciones que las acusaciones podrían tener para personas ajenas a este juicio, según reportó el diario Independent.

Según las propias declaraciones de Zambada, quien ahora está preso en Estados Unidos por narcotráfico, él era operador financiero del cártel y jefe de plaza de la Ciudad de México. Entre sus tareas estaba la de repartir sobornos a diversas autoridades que facilitaban las tareas del cártel. Así, dijo El Rey, corrompieron a policías municipales, funcionarios de gobierno e incluso a gobernadores y generales.