Rate this post
En una carta enviada a la Casa Blanca, la cadena de mercado ha detallado la lista de productos cuyos precios ineludiblemente aumentarán debido a los nuevos aranceles sobre los productos chinos. La carta es también un clamor para que el gobierno cambie su política comercial con este país y se proteja a los consumidores.

Las luces de Navidad estarán más caras este año.También el shampoo y la comida de perro, el maquillaje y el papel higiénico, los colchones y las aspiradoras, las bicicletas y las motos, la harina y los refrigeradores. La amplia y preocupante lista la ha hecho el gigante Walmart para advertirle al presidente Donald Trump sobre las consecuencias directas que tendrán sobre los consumidores sus decisiones de imponer aranceles sobre bienes provenientes de China por un valor de 200,000 millones de dólares.

La guerra comercial que se ha desatado entre Estados Unidos y China “va a tener un impacto inmeditado en el alza de precios para el consumidor y en las manofactureras”, ha advertido Walmart en una carta enviada el 6 de septiembre a la Casa Blanca en la que queda descrita un oscuro panorama: “Los consumidores pagarán más. Los proveedores recibirán menos, el margen de los retailers comerciales será menor”. Y ese encarecimiento llevará a que “los consumidores ralenticen el consumo”.

No es que precisamente China haya sido el mejor aliado de la economía estadounidense: es sabido cómo los estándares que usa este país han hecho que muchos queden por fuera de la cadena competitiva. Sin embargo, penalizar de buenas a primeras una relación construida por décadas pareciera desconocer que la mayoría de proveedores dependen de partes o ingredientes que vienen de China para ensamblar o finalizar sus productos.

Aunque, por ejemplo, muchos proveedores de Walmart se han movido a comprar más manufactura y productos nacionales, lo cierto es que no en todos los campos lo que se produce en Estados Unidos es suficiente para suplir la demanda.

“El gobierno continúa sobreestimando la capacidad de las compañías estadounidenses para cambiar o ampliar las cadenas de suministro de China” , se sentencia en la misiva.

La carta no ha provocado ninguna respuesta de parte de Robert Lighthizer, el representante de Comercio, pero el hecho de que sea justamente esta cadena de mercado la que hace esta advertencia parece dejar claro que esos consumidores de bajos recursos y clases menos favorecidas van a verse afectados por las grandes decisiones de gobierno.

Dado que Walmart ha sido una gran fuente de productos baratos para clientes de bajos ingresos a lo largo de los años , esto realmente lastima a la gente que Trump dice que quería ayudar”, dijo a CNN Sucharita Kodali, analista de la firma de investigación Forrester.

Target, otro gigante del mercado ha lanzado un clamor en la misma dirección. La imposición de aranceles sobre importaciones de bienes chinos que podría alcanzar los 267,000 si China llega a responder de manera agresiva a las últimas medidas implantadas por EEUU, “lastimarán a los consumidores estadounidenses”.

Con las cosas como están, las familias trabajadoras tendrán que pagar, no solo más dinero por los elementos esenciales de sus hijos para ir al colegio sino que, sin duda, considerando que el 85% de las luces de navidad vienen de China, tendrán una navidad más cara.