Rate this post

Al menos 69 personas han muerto tras la violenta erupción de este domingo del Volcán de Fuego de Guatemala, la más agresiva de los últimos 40 años. Más de 3.000 personas han sido evacuadas y se estima que el número de personas afectadas asciende a 1,7 millones.

Los servicios de emergencia han rescatado este lunes a cuatro supervivientes entre los restos de viviendas quemadas y apuntan que la cifra de fallecidos aumentará.  De momento solo han sido identificadas 17 víctimas mortales ya que, según autoridades guatemaltecas, la lava volcánica ha dejado “la mayoría de los cuerpos irreconocibles”.

“Nos está costando mucho identificarlos porque algunos de los fallecidos perdieron sus facciones o las huellas digitales. Vamos tener que recurrir a otros métodos antropológicos y si es posible tomar muestras de ADN para identificarlos”, explica Fanuel García, director del Instituto Nacional de Ciencia Forense.

La zona más afectada ha sido la aldea El Rodeo en Escuintla. Según fuentes de Coordinadora Nacional de Reducción de Desastres (Conred), esta aldea, en el departamento sureño de Escuintla, ha quedado prácticamente soterrada. El panorama es “bastante delicado”. No hay electricidad en Los Lotes y El Rodeo, de forma que las labores de búsqueda se suspenden al anochecer. Los vecinos de estos pueblos cercanos al volcán se pusieron este lunes de luto ante los cuerpos las pocas víctimas identificadas.

Los vecinos llevan al cementerio los ataúdes de siete fallecidos en San Juan Alotenango, Guatemala.

Los vecinos llevan al cementerio los ataúdes de siete fallecidos en San Juan Alotenango, Guatemala. (AP)

Ceniza llegó hasta 10,000 metros

La ceniza que lanzó el volcán ha alcanzado los 10.000 metros de altura sobre el nivel del mar y, según el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), y ha alcanzado los departamentos de Baja Verapaz (norte) y El Progreso (oriente), y la avalancha de flujo piroclástico ha motivado las evacuaciones. El aeropuerto de la capital ha sido cerrado como medida de prevención debido a que la pista se llenó de ceniza.

El barro volcánico barrió el pueblo de San Miguel Los Lotes, justo debajo de los flancos de la montaña. Hilda López todavía no sabe dónde están su madre y su hermana.“Estábamos en una fiesta, celebrando la llegada de un bebé, cuando una vecina nos llamó a gritos para que fuéramos a ver que la lava ya venía. No le creímos y cuando salimos a ver el lodo caliente ya venía bajando por la calle”, dijo López.

El Gobierno de Guatemala, encabezado por su presidente Jimmy Morales, ha decidido decretar el estado de calamidad en los tres departamentos para atender la emergencia. El secretario de la Conred, Sergio García, ha informado de que entre los heridos hay 12 niños, cuatro de ellos con quemaduras de tercer grado, lo que obligó a las autoridades a su traslado al Hospital Roosevelt.

Las autoridades advierten de que ahora unas de las principales amenazas para la población son las lluvias y las carreteras ubicadas en los alrededores del volcán. Además, se ha pedido a los pueblos cercanos que verifiquen si el agua no contaminada.

Un trabajador de los equipos de rescate de Guatemala ayuda a una niña en El Rodeo, Escuintla. (EFE).

El presidente Morales ha anunciado que sus homólogos de México, Enrique Peña Nieto; Honduras, Juan Orlando Hernández, y de El Salvador, Salvador Sánchez, le expresaron su solidaridad y le ofrecieron ayuda. También Naciones Unidas su “disposición de apoyo” al Gobierno y a la sociedad para atender esta emergencia.