Rate this post

San Diego (CA).- El Departamento del Alguacil de San Diego anunció restricciones temporales para acceder a las calles aledañas a la zona de prototipos del muro fronterizo, como anticipo a la visita presidencial de mañana.

La Casa Blanca confirmó también la visita del presidente Donald Trump a la frontera con México, para observar los prototipos construidos en los últimos meses como parte de la idea del gobernante de levantar un nuevo muro.

Autoridades locales anticipan que la presencia del mandatario generará movilizaciones en la zona industrial de Otay Mesa, por lo que se anunciaron medidas similares a las adoptadas mientras los ocho prototipos estaban en construcción.

En aquellos días, agencias de seguridad se habían preparado para manifestaciones masivas, pero éstas nunca se realizaron.

En un comunicado, el Departamento del Alguacil precisó que “en preparación de las demostraciones y en un esfuerzo para proteger los derechos de los ciudadanos a una protesta pacífica” es que se restringirá el acceso a ciertos artículos que pueden ser utilizados como armas de fuego, cuchillos, palos, rocas, escudos, botellas de vidrio, gas pimienta y pistolas eléctricas (tasers).

“La intención del Departamento del Alguacil es proveer un área segura para todos los individuos que desean ejercer pacíficamente su derecho a protestar”, indicó la dependencia.

Los letreros informativos ya han sido colocados en diversos puntos de la zona que será resguardada.

Entre hoy y el 16 de marzo, igualmente no se permitirá estacionar vehículos en algunas calles cercanas a la zona donde se encuentran los prototipos, como también lo ha confirmado la Cámara de Comercio de Otay Mesa en un anuncio a sus miembros.

Hasta el momento, se conoce que únicamente un grupo de simpatizantes del presidente planea llegar a la zona aledaña a los prototipos el día de su visita.

Por el contrario, activistas en favor de inmigrantes harán lo propio lejos del sitio con dos manifestaciones que se realizarán un día antes en el Parque Chicano y en el centro de San Diego, mientras que otra protesta será el martes en una iglesia de la comunidad fronteriza de San Ysidro.

En anteriores ocasiones, grupos a favor de los derechos de inmigrantes han rechazado la zona designada por autoridades para protestas, al considerar su lejanía con el lote en que se encuentran los prototipos.

Este será el primer viaje de Trump a la frontera desde que llegó al poder hace más de un año.