Rate this post

VERACRUZ.- Los Tiburones Rojos aún no pueden decirse salvados. Una derrota por 2-1 ante León en el Luis ‘Pirata’ de la Fuente pone a temblar al Veracruz en su lucha por la permanencia en la Liga MX.

Por falta de oportunidades no fue, pues Miguel Murillo tuvo un partido para el olvido y León se mostró endeble en la contención, pero entre Mauro Boselli y Andrés Andrade labraron una victoria que, sin duda, también celebra Lobos BUAP.

Ni siquiera había pasado el minuto de juego cuando Boselli puso un balón en el travesaño, mientras que al 3′, fue Miguel Murillo quien hizo lo propio al cimbrar los dos postes, aunque en una jugada invalidada por fuera de lugar.

Esa fue la tónica de la primera mitad:

Dos defensas endebles que permitieron cuanta llegada fuera posible, pero también dos ataques ineficaces. Hasta el árbitro Fernando Guerrero puso de su parte, cuando se le fue un penal que parecía claro en favor del León por una mano en el área.

Quien sí estuvo atinado en sus intervenciones fue Melitón Hernández, quien tapó un fuerte disparo a quemarropa de Luis ‘Chapo’ Montes.

En tanto, William Yarbrough se mostró errático y de milagro un error suyo no derivó en el primer gol de los Tiburones Rojos, pues Murillo mandó un cabezazo desviado con el arco abierto, tras una salida en banda del porte

Pero con Boselli en la cancha es difícil que perdone dos veces. Así fue al 43′, cuando remató de cabeza en el borde del área chica un centro de Luis Montes y abrió el marcador.

En el arranque del segundo tiempo, Veracruz salió como un vendaval para buscar el empate, pero Murillo falló su tercera en el arco enemigo, aunque quien no la dejó ir fue Cristian ‘Polaco’ Menéndez, quien ingresó de relevo para el complemento y desquitó la confianza con un cabezazo de alto grado de dificultad para techar a William Yarbrough.

El partido se volvió tenso y más trabado, pero fue otro relevo, solo que del lado visitante, quien volvió a inclinar la balanza. Andrés ‘El Rifle’ Andrade le dio un arponazo a los Tiburones que vuelve a hacer peligrar su permanencia.

Veracruz puede salvarse ya la próxima semana si Lobos BUAP pierde su partido, pero de lo contrario, la volatilidad del cociente de los “licántropos” les jugará en contra. Mucho por jugarse todavía para conocer al próximo habitante del infierno.