Rate this post

Lisboa – Portugal.- Este martes la joven activista, Greta Thunberg, cumplió con su meta de cruzar el Atlántico en barco para posteriormente apersonarse en la Cumbre del Clima de Madrid. La joven que no vuela en avión para no ir en contra de sus principios ambientales, llegó a Portugal en el catamarán La Vagabonde tras pasar 21 días viajando desde Salt Ponds, en el Estado de Virginia (Estados Unidos).

Con su cartel de Skolstrejk för Klimatet (huelga escolar por el clima), la activista desembarcó en el puerto de Lisboa donde muchas personas la esperaban y coreaban cánticos de “bienvenida Greta” y “la voz de Greta es nuestra voz”, en el fondo sonaba una batucada.

Greta, quien en principio viajaría la misma noche del martes en tren hacia Madrid, decidió quedarse al menos un día más en la capital portuguesa, donde podría incluso mantener una reunión con el alcalde de Lisboa, Fernando Medina, quien le ha dado la bienvenida.

“Es un «privilegio tener aquí a una voz destacada en la lucha contra el cambio climático, y que es necesaria para ganar una batalla que ahora mismo se está perdiendo”, dijo Medina.

A través de la red social Twitter, la activista de tan solo 16 años de edad, informó sobre su llegada a Portugal en un twitt en el que mostraba una foto de la costa portuguesa, Greta escribió: “¡tierra a la vista!”. En un segundo mensaje acompañado  por tres fotos, dijo “¡llegando a Lisboa!”.

La visita de Thunberg a Madrid, donde se realizará la Cumbre del Clima, será la primera que realice la joven a la capital española desde que hace 15 meses saltó a la fama, cuando en Estocolmo tomó la decisión de dejar de ir a clase los viernes para protestar por la emergencia climática. Su gesto fue imitado en todo el mundo.

“Ella no es la diosa del movimiento por el clima, pero nos da visibilidad y eso nos ayuda”, dice Andrea Galvão, de 19 años, miembro de Fridays for Future en Lisboa, parte del movimiento global inspirado por la adolescente sueca, que ha acudido a recibirla.

Durante los 21 días de travesía por el Atlántico, Greta estuvo acompañada por su padre Svante, los dueños australianos del barco, Elayna Carausu, de 26 años, y su pareja Riley Whitelum, de 35, el bebé de ambos de 11 meses, Lenny; y la navegante profesional británica Nikki Henderson.

Greta Thunberg no ha revelado detalles sobre sus planes en Madrid para la cumbre, que durará hasta el viernes 13 de diciembre. Jóvenes de Fridays for Future en Madrid que han tenido conversaciones con miembros del equipo de Thunberg dicen que la adolescente fijará su agenda en las próximas horas. Su asistencia a la manifestación del viernes que partirá de la estación de Atocha a las 18.00 con dirección a Nuevos Ministerios, es un hecho.