Rate this post

Caracas – Venezuela.- El régimen usurpador de Nicolás Maduro continuó con su política de detenciones irregulares. Entre viernes y sábado, fuerzas de seguridad al servicio de la dictadura capturaron a dos exmilitares, dos funcionarios policiales y a dos oficiales de la Aviación y la Armada.

 

Los dos primeros arrestos fueron ejecutados en Caracas, durante la tarde del 21 de junio, justo cuando culminaba la visita, a Venezuela, de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. En ambos casos, fueron privados de libertad dos coroneles en retiro de la Aviación.

 

Un día después, el sábado, Stephanie Sisco, hija del general de brigada de la Aviación, Miguel Sisco Mora, denunció la desaparición forzada de su progenitor. El oficial fue arrestado en un centro comercial de Guatire, una ciudad dormitorio que se ubica a 40 kilómetros de Caracas.

 

También el sábado, Waleska Pérez, esposa del capitán de corbeta de la Armada, Rafael Acosta, informó que su marido se encontraba en paradero desconocido. Según la mujer, el oficial fue capturado en Guarenas, otra ciudad dormitorio, situada kilómetros antes de Guatire.

 

De acuerdo con la abogada venezolana, Tamara Suju, esos arrestos se suman los de Miguel Ibarreto y José Valladares, comisarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). Los policías fueron detenidos en Guatire.

 

Las capturas elevan a 693 el total de civiles y militares apresados por el régimen madurista. Hasta el jueves, 20 de junio, Foro Penal, una oenegé que se dedica a asistir a víctimas de violaciones de derechos humanos, había cifrado en 687 el total de presos políticos que se encuentran en las cárceles de Venezuela.