Rate this post

Por: José López Zamorano/

Es indudable que en el DNA de muchos de nosotros está bien arraigado un espíritu emprendedor. Las estadísticas lo confirman: más de 3.2 millón de negocios son propiedad de latinos en los Estados Unidos y general anualmente acumulan casi 500,000 millones de dólares en ventas. Nuestra contribución a la economía estadounidense es por ello doble: no solo realizamos algunos de los trabajos más imprescindibles, como en la agricultura o la construcción, sino también encabezamos un creciente número de pequeñas y medianas empresas que son el motor de la creación de empleos en el país.

Resulta por ello paradójico que la tasa de desempleo hispano sea mayor al promedio nacional. En junio el promedio nacional de cesantía bajó a 5.3%, pero entre los hispanos fue de 6.6%. La situación fue peor entre los afro americanos con 9.5%. Entre asiáticos fue la más baja del país, de 3.8%, según el Departamento del Trabajo.

Es un hecho incontrovertible que el mercado laboral está evolucionando al mismo paso veloz que el cambio tecnológico y eso obliga a actualizar nuestros conocimientos, así como orientar nuestras aptitudes y talentos, para responder a una realidad cambiante.

La explosión del uso de las redes sociales ha generado por ejemplo una amplia demanda de trabajadores en áreas como los sistemas de redes de datos, instalación de equipo de cómputo, asistente web, técnico en informática, instaladores de fibra óptica o reparadores de tabletas móviles.

Existe un creciente número de latinos que ingresan a este tipo de cursos no sólo por interés personal, sino por la realidad de que son categorías de empleos que llegaron para quedarse en la nueva era de alta tecnología.

Ante esta situación en rápida evolución, una de las herramientas más eficaces para encontrar empleo, mejorar en el puesto de trabajo que ya tenemos, incluso independizarnos a través de nuestro propio negocio, es la capacitación laboral.

Las incontables experiencias de hispanos emprendedores que han triunfado en Estados Unidos tienen varios factores en común: la convicción de la importancia de la superación personal, el valor de dar el primer paso para mejorar o emprender algo nuevo y el conocimiento necesario para tener éxito.

Por fortuna es más fácil que nunca capacitarse laboralmente. El Internet móvil es el vehículo ideal para escoger una carrera de tu elección y cursar los estudios no solo con un método didáctico audiovisual sino para hacerlo en cualquier lugar, a cualquier hora y absolutamente gratis. Ya sea en las profesiones más innovadoras o en las tradicionales, la capacitación laboral es un requisito impostergable para crecer, estar preparados para el futuro y aprovechar las nuevas oportunidades del mercado de trabajo.

A la superación personal no se le puede poner ni excusa ni pretexto.