Rate this post

Corea del Norte se ha comprometido a “completar la desnuclearización de la península de Corea” en la declaración conjunta que han firmado HOY el presidente de EEUU, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un. Tras una cumbre de más de cuatro horas en Singapur, Trump ha dicho que el proceso de desnuclearización empezará “muy rápido” pero lo cierto es que este documento no establece ningún plazo temporal, ni menciona que tenga que ser “verificable e irreversible”, como había defendido la Casa Blanca antes del encuentro.

Sin detalles concretos

En una rueda de prensa posterior a la cumbre, Trump no ha dado detalles sobre cómo se garantizará el desarme del régimen de Kim Jong Un pero ha dicho que que mantendrá las sanciones económicas a Pyongyang mientras el régimen no se deshaga de su arsenal nuclear de manera efectiva.  Un arsenal “muy significativo”, cuyo desarme completo “llevará mucho tiempo”, aunque el presidente dice que presionará para que lo haga tan pronto como sea posible “mecánica y físicamente”.

La declaración conjunta está compuesta de cuatro puntos: ambos países se comprometen a establecer nuevas relaciones “de acuerdo con el deseo prosperidad de los pueblos de los dos países”, “unirán sus esfuerzos para construir un régimen de paz estable y duradero”. “La RDPC se compromete a trabajar para la desnuclearización completa de la península coreana”. Además, colaborarán para la recuperación de los restos de prisioneros de guerra y desaparecidos en combate de la guerra de Corea (1950-1953).

El texto también señala que “para superar décadas de tensiones y hostilidades entre los dos países y para la apertura de un nuevo futuro, el presidente Trump y el presidente Kim Jong Un implementarán lo estipulado en esta declaración conjunta completa y rápidamente”. En la rueda de prensa Trump ha señalado que terminará

Para cumplir con su compromiso de seguridad, Estados Unidos pondrá fin a las operaciones militares cerca de Corea del Norte, acción que practicaba como herramienta de disuasión. “Terminaremos los juegos de guerra, lo que nos ahorrará una gran cantidad de dinero”, ha dicho el líder estadounidense.

Cambio importante

Kim ha dicho que “el mundo verá un cambio importante” y “que es tiempo de dejar el pasado atrás”,después de este encuentro histórico, en el hotel Capella, en la isla de Sentosa en Singapur. Por su parte, Trump  ha dicho que van “a resolver un problema muy peligroso” y que se reunirán muchas veces. Este primer encuentro lo valora como una negociación “franca, directa y productiva”. Está dispuesto a visitar Pyongyang “en el momento apropiado” y también quiere recibir en la Casa Blanca al líder norcoreano.

La cumbre de Singapur ha sido la primera entre mandatarios de ambos países tras casi 70 años de confrontación y 25 de negociaciones fallidas y tensiones a cuenta del programa atómico norcoreano.