Rate this post

Kabul – Afganistán.- Sorpresiva fue la visita de Donald Trump a las tropas estadounidenses desplegadas en Afganistán. El mandatario, que arribó a las 8:30 p.m. (hora local afgana) a la base aérea de Bagram, compartió un par de horas con los militares, a propósito de la festividad de Acción de Gracias.

 

Trump no sólo comió junto a los soldados en una cena tradicional, que incluyó al típico pavo de Thanksgiving. El jefe de Estado también aprovechó su viaje para reunirse con el presidente afgano, Ashraf Ghani.

 

Luego de ese encuentro, el actual ocupante de la Oficina Oval anunció el reinicio de las conversaciones entre Washington y el Talibán.

 

“Ellos no querían un alto al fuego, ahora quieren un alto al fuego”, expresó el primer mandatario, al referirse a los diálogos, suspendidos el pasado mes de agosto, después del bombardeo que se registró en Kabul y que acabó con la vida de 12 personas, incluido un estadounidense.

 

El viaje de Donald Trump a Afganistán es el primero que el republicano efectúa a ese país, desde su llegada al poder en 2017.

 

Durante esta semana, el vicepresidente Mike Pence también visitó tropas estadounidenses. El número dos de la Casa Blanca se trasladó hasta Irak, otra nación de Oriente Medio en la que hay un conflicto activo.