Rate this post

Los casos de asilo aprobados bajo la administración de Trump en tribunales de inmigración representan la tasa más baja en casi dos décadas. En el último año, el fiscal general Jeff Sessions ha implantado medidas para reducir las posibilidades de los migrantes de conseguir asilo. Así, se dibuja un panorama difícil para la caravana migrante que atraviesan México y que huyen de la violencia y la pobreza de países centroamericanos con el objetivo de solicitar asilo en EE.UU.

Esto se desprenden de un análisis de los datos del departamento de Justicia difundidos este viernes que ha publicado BuzzFeed News. Entre las medidas de Sessions contra este derecho, el pasado junio decidió que el temor a la violencia doméstica o a la de las pandillas no es una base legal para otorgar asilo.

Según el derecho internacional, una persona puede solicitar asilo basado en persecución o un temor bien fundado de persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un grupo social en particular.

Este medio ha hablado con Sarah Pierce, analista de políticas de inmigración de EE.UU. en el Instituto de Política Migratoria, que señala que, según los datos de Justicia, la tasa de aprobación de casos de asilo es de un poco más del 33% para el año fiscal 2018, que acaba en septiembre.

Bajo la administración de Obama, la tasa osciló entre el 44% y el 55%. La última vez que la tasa cayó por debajo del 33% fue en 1999, con la administración de Bill Clinton, cuando fue del 31%, según el análisis realizado por esta experta.

Según BuzzFedd News, esta administración está procesando el mayor número de casos de asilo en años y se ha otorgado asilo a más personas, unas 14,000, que en cualquier año desde al menos 1996. Sin embargo, con Trump el número de denegaciones también empequeñece las cifras de las últimas dos décadas, más de 28,000. El máximo anterior fue de más de 25,000 en 1996.

Estos datos no incluyen los casos procesados por los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE. UU. (USCIS), cuando las personas solicitan asilo antes de enfrentar un procedimiento de deportación. De acuerdo con Pierce, las personas que son denegadas después de presentar la solicitud a través de USCIS son luego procesadas a través de los tribunales de inmigración en procedimientos de deportación.