Rate this post

El presidente, Donald Trump, está estudiando la posibilidad de prohibir la entrada a los inmigrantes centroamericanos de la caravana que cruza México hacia la frontera estadounidense, denegándole así mismo la posibilidad de solicitar asilo, según han informado este jueves los diarios The New York Times y The Washington Post.

Para ello, Trump haría uso de una orden ejecutiva, cerrando la frontera de forma excepcional como hizo nada más llegar a la Casa Blanca con su prohibición de entrada a viajeros de ciertos países de mayoría musulmana. Ese veto fue contestado ante la justicia y temporalmente cancelado por un juez, y levantó una enorme polémica al considerarse de naturaleza racista y xenófoba.

La medida, en cualquier caso, se conoce a menos de dos semanas de las elecciones del 6 de noviembre, en las que el presidente está tratando de polarizar al electorado republicano usando el tema de la inmigración y, en concreto, la caravana de centroamericanos.

Trump prepara un plan para desplegar al Ejército en la frontera (no para repeler a tiros a los inmigrantes sino para ayudar en tareas de intendencia a la Patrulla Fronteriza), y ha caracterizado la llegada de la caravana como una emergencia nacional, deslizando que podrían viajar con ellos ciudadanos “desconocidos” de Oriente Medio.