Rate this post

Washington.- El presidente Donald Trump ordenó  ayer lunes a la compañía singaporense Broadcom que cese sus intentos de comprar a la estadounidense Qualcomm, por la que había lanzado una opa hostil de 117.000 millones de dólares.

“La absorción propuesta de Qualcomm queda prohibida, y cualquier fusión, adquisición o absorción sustancialmente parecida, ya sea directa o indirecta, también queda prohibida”, dijo Trump en una orden presidencial.

El presidente alegó que la operación, que hubiese podido ser la mayor del sector tecnológico, “amenazaba con perjudicar la seguridad nacional estadounidense”.

Fabricante de microchips

La operación hubiese puesto a la mayor compañía estadounidense de fabricación de microchips para teléfonos móviles en manos de una empresa basada en Asia.


Broadcom lanzó la opa hostil sobre Qualcomm en noviembre del año pasado a un precio de 70 dólares por acción y en febrero elevó la oferta hasta 82 dólares.

La dirección de Qualcomm rechazó las ofertas de Broadcom y el Gobierno de Trump ordenó a principios de este mes a la compañía californiana retrasar una junta en la que los accionistas hubiesen podido nombrar a nuevos directivos afines a la operación.