Rate this post

Estados Unidos.- El presidente Donald Trump se convirtió en aficionado al deporte por una noche el lunes, cuando asistió al partido por el campeonato nacional del fútbol americano colegial entre LSU y Clemson.

Trump viajó a Luisiana para estar presente en el encuentro en el Superdome de Nueva Orleans, acompañado por la primera dama Melania Trump.

“Será un gran juego. Será algo que mucha gente quiere ver”, comentó mientras la pareja salía de la Casa Blanca, reseñó Infobae.

El presidente y la primera dama caminaron por el terreno de juego poco antes del inicio del partido, como parte de la ceremonia en que se interpretó el himno nacional. Los seguidores de ambos equipos lo vitorearon. Algunos lo recibieron coreando las siglas del país en inglés. Otros corearon “cuatro años más”, en referencia a su intento por reelegirse este año.

Donald y Melania Trump se marcharon antes de que comenzara el último cuarto del partido que LSU ganó por 42-25.

Trump se encontraba en un territorio amigable. Registró una victoria por casi 20 puntos en Luisiana en las elecciones presidenciales de 2016.

El mandatario también está familiarizado con los dos equipos. Asistió a un encuentro de LSU en noviembre, cuando el equipo se enfrentó a Alabama.

Conoció también a varios entrenadores y jugadores de Clemson cuando visitaron la Casa Blanca en enero de 2019, luego de ganar el trofeo del campeonato nacional la temporada pasada. Dicha visita se llevó a cabo durante un cierre parcial del gobierno. Sin contar con gran parte del personal de la residencia presidencial, Trump recibió a sus invitados con un buffet de hamburguesas y pizza. Las tazas de la Casa Blanca con el sello presidencial contenían las papas fritas.

El partido del lunes, entre dos equipos invictos, ofreció a Trump un breve respiro, en medio de otro periodo turbulento de su presidencia, en momentos en los que la líder de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi se apresta a enviar dos artículos de juicio político al Senado y en los que continúan las tensiones entre Estados Unidos e Irán.