El presidente Donald Trump firmó este jueves una orden ejecutiva para eliminar regulaciones federales que tiene la actual Ley de Cuidado de Salud Asequible conocida como Obamacare. Estas desregulaciones alentarían el aumento de planes de seguro de salud más baratos que no deberán cumplir con ciertas normas de protección y beneficios al consumidor que con Obamacare son obligatorias.

“El presidente Trump firmó una orden ejecutiva para reformar el sistema de salud de EEUU y dar los primeros pasos para expandir opciones y alternativas más allá de Obamacare y aumentar la competencia para reducir los costos de los consumidores”, según indica el comunicado difundido por la Casa Blanca antes del evento.

El presidente instruye mediante esta orden al secretario de Trabajo que considere la expansión de los “planes de salud asociados” que permitiría que organizaciones profesionales y de otro tipo puedan unirse para comprar seguros de salud más allá de las fronteras de sus estados.

El posible resultado de este movimiento podría ser el de un aumento de inscripciones de gente más joven y saludable, dejando a los ancianos y gente enferma dentro de Obamacare, lo que aumentaría los costos de sus pólizas.

Esta maniobra de Trump es el esfuerzo más ambicioso del gobierno hasta ahora en pos de socavar Obamacare. La orden llega luego del fracaso de los republicanos en sus intentos de derogarlo en el Congreso. El presidente planteó meses atrás dejar “colapsar” la ley de salud, pese a que el gobierno federal debería velar por el cumplimiento de toda la normativa legal vigente en el país.

Claves de esta orden ejecutiva:

  • Planes de corto plazo más baratos

La orden ejecutiva relajará las reglas para los llamados Planes de Salud Asociados que incentivan pólizas de bajo costo que duren mucho menos tiempo. Esto podría implicar la suspensión de los beneficios esenciales que garantiza Obamacare, como cobertura de maternidad y salud mental.

  • Costarán menos dinero porque cubrirán muchos menos servicios

Esto dejaría a algunas pólizas fuera de las normas de protección al consumidor actuales.

  • Permitirá la compra de seguros de salud más allá de las fronteras estatales

La Casa Blanca asegura que esto incentivaría la competencia y haría bajar los precios, pues en la actualidad, los consumidores solo pueden comprar pólizas que sean ofrecidas dentro de sus estados. Pero no es así. Antes de Obamacare, era potestad de los estados determinar cuáles beneficios (llamados mandatos de seguro), debían ser incluidos en los planes de seguro médico. Con lo cual, la cantidad de servicios incluidos en las pólizas podrían variar de estado en estado.

  • ¿Cuál será el resultado? Los costos para las personas con condiciones serias se dispararán

Los jóvenes más sanos preferirán por este tipo de pólizas que les cubran verdaderas emergencias, pues tendrán que pagar mucho menos. Lo que podría disparar los montos para los ancianos y enfermos, que son quienes más requieren de los servicios de salud.

Muchos observadores que han visto de cerca la actual posición de la Presidencia y del Congreso frente a Obamacare indican que desde la propia Casa Blanca de Trump se ha venido produciendo un constante sabotaje de la ley. Entre las iniciativas para minar la Ley de Cuidado de Salud Asequible están menos publicidad para promover Obamacare, menos esfuerzos para llegar a más gente en el terreno, la constante incertidumbre en la que mantiene a las aseguradoras sobre la continuación del pago de los subsidios que permiten el funcionamiento del mercado de seguros médicos y menos tiempo para inscribirse.

Apenas la semana pasada el Departamento de Salud emitió una directiva que amplía las posibilidades de empresas y aseguradoras de negar el pago de métodos anticonceptivos dentro de sus pólizas de salud si tiene algún tipo de objeción religiosa o moral.
En este caso, la orden ejecutiva del presidente Trump podría desatar un éxodo de jóvenes y personas más sanas a las nuevas pólizas, que al no tener que seguir los lineamientos de Obamacare sobre la cobertura de enfermedades preexistentes y de límites al aumento de primas podrían resultar más económicas.

Durante su campaña electoral el presidente ofreció que dejaría a los ciudadanos comprar seguros de salud “más allá de las fronteras de los estados”, una estrategia que algunos conservadores consideran que fomentaría la competencia. Esta orden ejecutiva va en esa dirección.

En la actualidad, los mercados de seguros están regulados a nivel estatal y los consumidores sólo pueden comprar pólizas que sean ofrecidas dentro de sus territorios.