Rate this post

En medio de los distintos escándalos que envuelven al presidente Donald Trump el último reporte del crecimiento económico de EEUU lo hace celebrar.

Trump celebró este viernes el “asombroso” crecimiento económico del 4.1 % anual alcanzado en el país en el segundo trimestre, el mayor en cuatro años, y aseguró será “mucho más alta” en el futuro.

“A medida que los acuerdos comerciales se logran uno a uno, vamos a ir con cifras mucho más altas, y estas son cifras asombrosas”, afirmó Trump en una comparecencia en la Casa Blanca tras conocer el dato de evolución del producto interior bruto (PIB) en el segundo trimestre del año.

El mandatario remarcó que “EEUU está siendo respetada y está ganando de nuevo porque finalmente se está poniendo a EEUU en primer lugar”.

“Somos la envidia económica de todo el mundo”, agregó.

Trump compareció acompañado por el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, y el director del Consejo de Asesores Económicos, Kevin Hassett, quienes defendieron que este ritmo económico es “sostenible”.

La economía nacional se aceleró a un ritmo anual del 4.1% en el segundo trimestre de 2018, la mayor tasa desde 2014, informó hoy el Gobierno, después de registrar un 2.2% en el primer trimestre.

Este repunte se debió en gran parte al gasto de los consumidores, que en EEUU representa casi dos tercios de la actividad económica, y que creció a una tasa anualizada del 4%.

Este primer cálculo del segundo trimestre acerca la promesa de Trump de llevar el crecimiento a una tasa anual del 3%, impulsado por un enorme plan de estímulo fiscal aprobado en diciembre que incluye notables recortes de impuestos para las empresas y, en menor medida, a los trabajadores.