Rate this post

Washington.- A poco de que se revele la primera entrevista televisada de James Comey, el exdirector del FBI despedido por el presidente, Donald Trump arremetió contra él en una serie de tuits este viernes, en donde lo atacó llamándolo “baboso”, “mentiroso”, “filtrador” y dijo que debería ser procesado.

El presidente dijo además que era “un gran honor” haber despedido a Comey, quien escribió un libro cuyos extractos se fueron conociendo en estos días y que dejan mal parado al mandatario porque describe ciertos manejos que califica de ‘mafiosos’.

“James Comey es un FILTRADOR Y MENTIROSO demostrado. Prácticamente todos en Washington pensaron que debería despedirlo por el terrible trabajo que hizo, hasta que, de hecho, fue despedido.

Filtró información CLASIFICADA, por lo cual debería ser procesado. Le mintió al Congreso bajo JURAMENTO. Él es un débil y un falso baboso (Untruthful slime ball), como ha demostrado el tiempo,un terrible director del FBI. Su manejo del caso de la torcida Hillary Clinton, y los eventos que lo rodean, pasarán a ser uno de los peores “trabajos malogrados” de la historia. ¡Fue un gran honor despedir a James Comey!”

Nuevos tuits de Trump

Los tuits de Trump de esta mañana rompen lo que parecía ser la estrategia de la Casa Blanca ante la inminente publicación del libro de Comey, que era la de dejar en manos del Partido Republicano y otros portavoces fuera de la presidencia los contraataques a las críticas por parte del exdirector del FBI.

El libro de Comey, unas memorias de más de 300 páginas llamadas “Una mayor lealtad: verdad, mentiras y liderazgo”, se lanzará la semana que viene. Allí, según extractos que se fueron conociendo esta semana, Comey compara a Trump con un jefe de la mafia en sus “pedidos de lealtad”

El enfrentamiento entre ambos viene desde hace tiempo. Cada tanto, Trump insulta y descalifica a Comey desde que lo despidiera sorpresivamente en mayo de 2017, mientras que Comey, más mesurado, ha hecho comentarios críticos sobre comportamientos del mandatario aunque nunca ha soltado improperios contra él.

“Sr. Presidente, el pueblo estadounidense escuchará mi historia muy pronto. Y podrán juzgar por sí mismos quién es honorable y quién no”, anticipó Comey desde Twitter días atrás de cara a la publicación de sus memorias.

Comey fue quien abrió la investigación sobre la intervención rusa en la política y las elecciones estadounidenses en 2016 así como también la posible colusión entre la campaña de Trump y emisarios rusos.

También, en plena contienda electoral, Comey tenía en sus manos las pesquisas sobre el uso de un servidor de correo electrónico privado por parte de Hillary Clinton cuando era secretaria de Estado deBarack Obama.

Trump argumentó que lo desplazó de su cargo por el mal manejo del caso sobre los mails de Clinton. Pero el despido provocó, por un lado, el nombramiento de un fiscal especial (Robert Mueller) para continuar con las averiguaciones del llamado ‘ Rusiagate‘; por el otro, que se investigara si la salida de Comey se trató de un intento de Trump por obstruir a la justicia.