Rate this post

Washington – EEUU.- Dos días después de la masacre que le costó la vida a nueve miembros de una familia mormona, al norte de México, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprovechó el incidente para promover su idea de construir una pared fronteriza.

 

“Cuando ves lo que está pasando al otro lado de la frontera, la gente está empezando a decir ‘quizá él tiene razón sobre el muro’”, expresó el jefe de Estado, durante un discurso ofrecido, este miércoles, en la Casa Blanca.

 

En esa misma alocución, Trump aprovechó para atacar a sus opositores demócratas, quienes, según dijo, “quieren fronteras abiertas que traen una criminalidad enorme”.

 

El pasado lunes, 17 integrantes de los LeBarón, un clan de mormones que llegó a México, procedentes de Estados Unidos, hace más de nueve décadas, se trasladaban desde la localidad de Bavispe, en el estado de Sonora, hasta el poblado de La Mora, en Chihuahua.

 

En medio de su trayectoria, la camioneta en la que se movilizaban fue emboscada y acribillada por un escuadrón de hombres armados. Tres mujeres y seis niños perdieron la vida, mientras que otros ocho pequeños lograron sobrevivir.

 

Tras el suceso, Alfonso Durazo, ministro de Seguridad Pública del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, explicó que la masacre se produjo porque el vehículo en el que viajaban las víctimas “pudo haber sido confundido por grupos (criminales) que se disputan el control de la región”.