Rate this post

Seattle – Estados Unidos.- Las nuevas practicas de ICE para detener a migrantes ilegales a través de las redes sociales y posteriormente deportarlos a sus países de origen, continúan siendo cada vez más visibles.

El último caso que se ha conocido, tiene el nombre de Gladys Díaz Tadeo, una hispana que nunca imaginó que a través de Facebook y aprovechándose de la venta de una piñata de cupcake, las autoridades migratorias le tenderían una trapa para deportarla a México.

Todo comenzó cuando Díaz, madre de tres hijas, publicó una foto de la piñata y la ofreció en venta a un grupo privado de residentes de su vecindario. A los pocos minutos de la publicación, un supuesto comprador se comunicó con ella para adquirir el producto, que tenía un costo de 20$; Gladys sin pensar mal accedió a la venta y programó la entrega.

Pese a que su esposo le pidió que no fuera a la cita, pues intuía que algo no estaba bien con esa venta, Gladys se dirigió a encontrarse con el comprador del grupo de Facebook.

La entrega de la piñata que Gladys en teoría había vendido, se convirtió en un boleto para su deportación, pues el supuesto comprador no era otro que un agente del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) quien había creado un perfil falso de Facebook para detener a la migrante.

“¿Eres Gladys Díaz?”, le preguntaron al llegar a la cita.

Las niñas de Gladys quienes estaban con ella en el vehículo, comenzaron a llorar. “¡No quiero que te lleven!”, gritó la mayor. Gladys trató de calmarla. “No necesitas enfadarte”, le susurró. “No es nada. Veamos qué pasa”.

Los oficiales la esposaron y a las 24 horas ya estaba en un centro de detención  cerca de Seattle. Tres semanas después, fue deportada a México. Sus hijas se encuentran en Estados Unidos.

El nombre completo de Gladys, dirección, número de placas y otros de sus datos privados más importantes, seguramente ya eran conocido por ICE al momento de contactarla a través de la red social, pues hace 10 años la migrante había sido capturada tratando de ingresar al país con una Green Card falsa, por lo que habría sido marcada como una prioridad para la deportación.