Rate this post

Orlando.- Un hombre asesinó a cuatro niños de entre 1 y 11 años con los que llevaba cerca de 24 horas atrincherado en un apartamento de Orlando (Florida). El sujeto después se ha suicidado, según han informado las autoridades. Dos menores eran hijos del asesino y dos de su pareja, que abandonó la vivienda el domingo después de una discusión.

“Desafortunadamente ha sido final trágico. Entramos en el apartamento y encontramos a los cuatro niños asesinados con aparentes disparos”, ha explicado esta madrugada en rueda de prensa el jefe de la Policía de Orlando, John Mina. “No tenemos ni idea de cuando murieron los niños”, que tenían 1, 6, 10 y 11 años.

Todo empezó la noche del domingo, cuando la novia del sospechoso, identificado como Gary Wayne Lindsey Jr., de 35 años y con antecedentes por incendios y otros delitos, llamó a la Policía por un altercado doméstico. La mujer había salido del apartamento dejando atrás a los cuatro niños, dos de ella y los otros dos de Lindsey.

Cuando los policías llegaron cerca de la medianoche al complejo de apartamentos para hacerse cargo de la situación, el sospechoso abrió fuego e hirió de gravedad a uno de los agentes, Kevin Valencia, dando inicio a un atrincheramiento que se había  prolongado hasta la noche del lunes.

Mina ha explicado que la Policía estuvo en contacto “directo e indirecto” con Lindsey a lo largo del día para negociar su entrega. Sin embargo, poco antes de las 21.00 (hora local) de este lunes, un agente se percató del cuerpo sin vida de uno de los niños dentro del apartamento, por lo que las autoridades decidieron iniciar un operativo de rescate del resto. Cuando entraron, según explicó Mina, hallaron muertos a los niños y también a Lindsey.