Managua.- La tormenta tropical Nate ganaba fuerza el viernes mientras apuntaba hacia la península mexicana del Yucatán, después de anegar Centroamérica con lluvias a las que se atribuyeron al menos 21 muertes. Podría llegar el fin de semana a la costa estadounidense del Golfo de México con categoría de huracán, según los meteorólogos.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que la tormenta podría generar inundaciones graves a medida que se alejaba de Honduras, donde se prevé que arroje entre 18 y 25 centímetros (entre 6 a 10 pulgadas) de lluvia, e incluso más en algunas zonas.

Sus vientos sostenidos máximos alcanzaron los 85 kilómetros por hora(50 millas por hora) el viernes al mediodía y se esperaba que siguiera fortaleciéndose en el noroeste del mar Caribe a lo largo del día antes de un posible impacto con fuerza cercana a la de un huracán en la región de Cancún, en el extremo noreste de la península de Yucatán. Podría golpear la costa estadounidense cerca de Nueva Orleans.

El vórtice de la tormenta estaba a unos 200 km (125 millas) al este-sureste de la isla de Cozumel, México, y avanzaba al norte-noroeste a 33 km/h (21 mph).

Las autoridades de Luisiana declararon el estado de emergencia y ordenaron a algunas personas que evacuaran zonas costeras e islas antes de la llegada de la tormenta, prevista para el domingo. En algunas plataformas petrolíferas del golfo se iniciaron evacuaciones.

En Nicaragua, la tormenta llega después de dos semanas de lluvias constantes, que han dejado el suelo saturado y los ríos crecidos. Las autoridades han declarado alerta para todo el país y han advertido sobre posibles inundaciones y deslizamientos.

La vicepresidenta Rosario Murillo informó de 15 decesos, pero no dio muchos detalles. Dijo que dos mujeres y un hombre que trabajaban para el Ministerio de Salud fueron arrastrados por las aguas de un canal inundado en la municipalidad de Juigalpa, en el centro del país.

Por otro lado, el Organismo de Investigación Judicial de Costa Rica informó que siete personas murieron en el país debido a la tormenta y que 15 más estaban desaparecidas. Cinco mil residentes tuvieron que recurrir a albergues de emergencia debido a las inundaciones.