Rate this post

Tegucigalpa.-  Sube la tensión en Honduras, y la crisis electoral en Honduras se agudiza según van pasando las horas y se van conociendo, a cuentagotas, los resultados de las presidenciales del domingo, unos datos que ya han sacado a manifestantes a las calles y ha provocado fuertes tensiones entre los principales candidatos: el mandatario Juan Orlando Hernández y su rival, el izquierdista Salvador Nasralla. Se espera que el resultado final se dé a conocer este jueves.

Los dos aspirantes se proclamaron ganadores de la elección del domingo, con un conteo que favoreció al candidato opositor con cinco puntos de ventaja cuando había más de la mitad de las mesas computadas, pero luego de una pausa de un día y medio de forma repentina y sostenidase inclinó hacia el presidente.

En estas reñidas elecciones, Hernández, que busca la reelección con su Partido Nacional de centroderecha, obtenía el 42.5% de los votos, según el último informe del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de este jueves, frente al 41.7 de Nasralla, que representa a una amplia coalición que aglutina corrientes conservadoras y de izquierda. Aún queda por escrutar cerca del 89% de las mesas escrutadas.

“Solo aceptaremos el resultado si cotejamos las actas físicas que tenemos en nuestro poder y que nos llegaron de todo el país, de lo contrario continuará la protesta a nivel nacional”, dijo en su cuenta de Twitter.

Además, llamó a salir a las calles de manera pacífica para protestar por el presunto fraude electoral.

Así, partidarios del candidato opositor bloqueaban este jueves por la mañana carreteras en la capital Tegucigalpa, en la oriental ciudad de Catacamas y en la portuaria localidad de La Ceiba en la costa atlántica.

En la capital, jóvenes manifestantes se concentraban cerca del tribunal donde se computaban los votos, que tuvo que ser evacuado la noche del miércoles por enfrentamientos con la policía, que lanzó bombas lacrimógenas. La sede del tribunal estaba resguardada por fuerzas antimotines de la policía.

Un enfrentamiento entre las fuerzas del orden y seguidores de Nasralla que intentaron llegar hasta las bodegas donde se guarda el material de las elecciones dejó varios heridos, algunos de los cuales fueron llevados a un hospital público. Sin embargo, esto no ha desalentado a los manifestantes.

“Vamos a seguir protestando, no vamos a aceptar que le roben el triunfo a Nasralla. Juan Orlando Hernández debe respetar la voluntad popular y entregar el poder”, dijo a Josué Valladares, un estudiante de 20 años, citado por la agencia Reuters.

Hernández, de 49 años, pidió a los hondureños esperar con calma y en paz el escrutinio de los votos y respetar el resultado.

“El presidente ya dijo que se deben contar todas las actas. Que se haga ese proceso y se comprobará que los nacionalistas ganamos las elecciones. No tienen que estar haciendo esos relatos en las calles, bloqueando las calles”, dijo a Deisy Molina, una ama de casa de 45 años.

Acuerdo fallido

Aunque el miércoles ambos candidatos firmaron documentos ante la Organización de Estados Americanos (OEA) en los que se comprometían a respetar el resultado una vez contabilizados todos los votos, el acuerdo quedó en el aire luego de que el opositor dijo que le intentaron tender “una trampa”.

Nasralla, de 64 años rechazó el documento horas después de firmarlo, acusando a su rival de intentar robarle la elección.

La autoridad electoral publicó más de la mitad de los resultados de la votación el lunes temprano, pero el TSE no volvió a divulgar nuevos datos hasta la tarde del martes y en cada nuevo informe se fue reduciendo la diferencia entre Hernández y Nasralla, mientras que el porcentaje de los otros siete aspirantes presidenciales prácticamente no variaba.

Incluso un magistrado del TSE, Marco Ramiro Lobo, mostró extrañeza por la tendencia. “Tengo dudas porque curiosamente hoy (miércoles), que cambio la tendencia, el sistema de cómputo del TSE ha comenzado a fallar”, dijo Lobo a Radio América, citado por AFP.

El tribunal justificó la tardanza con fallas en los sistemas computacionales.

“No había nadie en el TSE y el conteo de JOH seguía subiendo ¿Cómo es esto posible?”, se preguntó el opositor en su Facebook.

Observadores internacionales dijeron que los retrasos dañaban la credibilidad de las autoridades y amenazaban con afectar la legitimidad del ganador.

Hernández había llegado a los comicios como el favorito en las encuestas en la empobrecida nación centroamericana, golpeada por la violencia, las bandas del narcotráfico, la corrupción y que registra una de las tasas de homicidio más altas del mundo.

Nasralla es una figura conocida en Honduras y cuenta con el apoyo del expresidente Manuel Zelaya, un izquierdista que fue derrocado durante un golpe de estado en 2009 después de proponer un referendo para su reelección