Rate this post

Los Angeles.- La ola de calor que azota casi todos los rincones del sur de California y que se ha dejado sentir desde el pasado viernes está dejando temperaturas demasiado elevadas para la época del año en la que se ha originado.

De acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional, lo peor de la ola ha pasado. Sin embargo, aún se prevén temperaturas altas por el resto de esta semana.

En los condados de Los Ángeles y Orange la temperatura seguirá alcanzando los 90 grados hasta el miércoles, con una baja probabilidad de lluvia dispersa. A partir del jueves, las temperaturas bajarán hasta los 80 grados. A lo largo de la semana, los californianos en estas zonas tendrán un respiro en las tardes, cuando las temperaturas bajarán unos 20 grados para que puedan dormir a gusto.

En los valles y en el Inland Empire se prevén condiciones parecidas en cuanto a los cambios durante las tardes, pero la temperatura seguirá alcanzando los 90 grados durante el día hasta el domingo.

En el desierto se seguirán registrando temperaturas de unos 100 grados hasta el domingo. Por las noches, las temperaturas caerán unos 30 grados. También habrá una baja probabilidad de tormentas.

En las costas, el resto de la semana será bastante agradable con temperaturas de 74 a 81 grados, con una baja probabilidad de lluvia dispersa desde el martes hasta el jueves.

En las montañas, las temperaturas oscilarán entre 72 a 80 grados durante el día, con una baja probabilidad de tormentas hasta el sábado. Por las noches, las temperaturas en esta zona caerán hasta los 48 grados. También se prevén tormentas.