Ciudad de Guatemala.- Al menos siete personas murieron ayer miércoles por el ataque de un grupo de miembros de la Mara Salvatrucha a uno de los hospitales más grandes de Guatemala para rescatar a un pandillero preso.

Las autoridades informaron que además una docena de personas resultaron heridas en el área de emergencia del Hospital Roosevelth por el asalto con fusiles de alto calibre registrado alrededor de las ocho de la mañana (14:00 GMT).

El gobierno calificó de “terrorista” la acción para rescatar al preso Anderson Daniel Cabrera, que según la policía se encontraba en el hospital para un chequeo médico.

La policía confirmó que cinco de los autores del ataque fueron arrestados e informó que cree que Cabrera escapó.

De los fallecidos, las autoridades creen que tres eran guardias de seguridad y uno un conserje del centro. Los otros, también civiles, no habían sido identificado horas después del asalto.

Entre la docena de heridos, hay tres de gravedad, uno de ellos un niño de 4 años.

Los pacientes del hospital fueron evacuados en muletas y sillas de ruedas mientras agentes armados registraron el edificio.

Testigos le dijeron a la agencia Reuters que en los pasillos del hospital se podían ver orificios de bala y restos de sangre.