Rate this post

Washington.- Justo cuando miles de jóvenes elegibles a DACA se disponen a renovar o solicitar el programa tras la luz verde de tres jueces federales, el estado de Texas -junto a otros seis estados- presentó este martes la demanda judicial con la que amenazaban desde hace meses.

El fiscal texano Ken Paxton, el mismo que demandó otro programa para los padres llamado DAPA, anunció la acción legal contra el gobierno federal para que desmantele del todo el programa de acción diferida para jóvenes que ha beneficiado a más de 800,000 inmigrantes.

De inmediato, diversas organizaciones legales que apoyan a los inmigrantes aclararon que la demanda no cambia las recientes decisiones de jueces federales en torno a la continuación de DACA y que, por el momento, el gobierno debe seguir renovando los permisos.

Una decisión de la semana pasada también establece que podrá haber nuevos solicitantes, aunque el juez suspendió la orden por 90 días para permitir que el gobierno presente sus argumentos.

La demanda de Texas, a la que se sumaron Alabama, Arkansas, Louisiana, Nebraska, Carolina del Sur y West Virginia, esencialmente demanda al gobierno pero también apoya la postura del gobierno de Trump, que canceló DACA el pasado verano.

Lucha más intensa

La lucha judicial sobre el programa se vuelve más intensa, ya que las decisiones tomadas hasta ahora son solo órdenes temporales mientras los tribunales llegan al fondo de la legalidad de la suspensión ordenada por Trump.

Esta nueva demanda, entretanto, desafía la legalidad de la orden original del ex presidente Barack Obama de crear el programa de Acción Diferida para Arribados en la Infancia, llamado DACA.

Para Tom Sáenz, presidente del Fondo Méxicoamericano para la Defensa Legal y Educación MALDEF, la demanda llega demasiado tarde.

“La demanda de parte de siete estados retrógrados se presenta seis años después de iniciado el programa y muchas semanas después que otros tribunales hayan ordenado la continuación del mismo”, dijo Sáenz.

Paxton había amenazado con demandar si Trump no cancelaba  DACA el pasado año y suspendió la demanda cuando el gobierno de este anunció la eliminación del programa en septiembre.   Pero diversas demandas contra Trump detuvieron su orden y obligaron al gobierno a continuar renovaciones.

Hace exactamente una semana, un juez de Washington ordenó que DACA se abra a nuevos solicitantes, pero no todavía.

El Centro Nacional para Leyes Migratorias (NILC), parte litigante en una de las demandas contra Trump por DACA, dijo que la acción de Texas no impide que el beneficio existente continúe.

“Los beneficiarios pueden seguir renovando, tal y como lo ordenaron cortes en California y Nueva York”, dijo NILC por su Twitter oficial.