Rate this post

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha insistido este jueves en la necesidad de financiar el muro fronterizo, que le mantiene enfrentado con los demócratas y que ha conducido al cierre parcial del gobierno, y ha apuntado sin pruebas que la mayoría de los cientos de miles de empleados federales suspendidos o obligados a trabajar sin paga por esta situación son demócratas. Este es un nuevo indicio de que por ahora no hay voluntad por parte del presidente de poner fin al cierre del gobierno que empezó el pasado el sábado tras expirar el financiamiento de nueve departamentos públicos y decenas de agencias.

“Los demócratas finalmente deben darse cuenta de que necesitamos desesperadamente seguridad fronteriza y un muro en la frontera sur. Necesitamos evitar que las drogas, la trata de personas, los miembros de pandillas y los delincuentes entren a nuestro país”, ha dicho este jueves el presidente en Twitter, tras regresar de su visita a las tropas estadounidenses en Irak y, como ya es frecuente, sin aportar datos de en qué medida afectan al país estos problemas.  Además Trump también ha dicho que la mayoría de personas que no están siendo pagadas (por el cierre parcial del gobierno) son demócratas.

La clausura es parcial porque tres cuartas partes de la Administración, incluido el Pentágono, tienen fondos hasta septiembre de 2019. El cierre afecta a 800.000 de los 2,1 millones de trabajadores federales, que no cobrarán mientras permanezca cerrado el Gobierno y están a expensas de la aprobación de un presupuesto.

Trump ha exigido 5.000 millones de dólares para la construcción del muro, presupuesto que ha sido rechazado por los demócratas. Estos apuntan que cualquier cifra para la construcción de un muro “nunca será aprobada por el Senado” y en los últimos días han pedido a Trump que abandone esta demanda para que el gobierno reanude su actividad.

El Senado, que en este caso lleva el liderazgo para el presupuesto, tiene previsto reunirse el este jueves a las 16.00 hora local (21.00 GMT) para tratar de reabrir la Administración. De no alcanzarse un arreglo hoy en el Senado, el cierre de la Administración podría prolongarse hasta enero, cuando los demócratas asumirán el control de la Cámara Baja y podrían aprobar financiación para la Administración sin destinar fondos para el muro de Trump.

Sin embargo, de acuerdo con The Washington Post, no está claro si esa legislación lograría después el visto bueno del Senado, donde los republicanos tienen la mayoría. Además, el líder de los conservadores en la Cámara Alta, Mitch McConnell, ha advertido que cualquier acuerdo tendría que ser firmado por el presidente.