Rate this post

Washington.- Jornada caótica en Washington sobre inmigración. Este jueves un grupo de seis senadores sostuvo que habían llegado a acuerdo migratorio bipartidista que protegía a los dreamers de la deportación, dando esperanza a cerca de 800,000 jóvenes, aunque poco después la Casa Blanca dejó claro que, por ahora, no se había sumado a dicho proyecto.

“Tenemos un grupo bipartidista, hemos llegado a un acuerdo”, sostuvo el republicano Jeff Flake, el primero en dar la noticia, poco después de la 1:30 pm ET. “Ahora lo vamos a llevar a la Casa Blanca y espero que podamos avanzar con este tema”, continuó.

Sin embargo, poco después la portavoz de la presidencia, Sarah Huckabee, enfrió el anuncio al sostener que “no se ha alcanzado ningún acuerdo todavía” sobre DACA o inmigración con la Casa Blanca. “Sin embargo, todavía pensamos que podemos conseguirlo”, añadió.

Una fuente cercana a las negociaciones confirmó a Univision Noticias el acuerdo de los senadores. La fuente reconoció que, tras el pronunciamiento de la Casa Blanca, las posiciones se habían alejado, aunque recalcó que continuarán trabajando para conseguir la legalización de los soñadores.

La confusión sobre el acuerdo aumentó cuando, tras las primeras declaraciones de Flake, un portavoz del senador demócrata Dick Durbin, miembro de dicho grupo de trabajo, negó que hubiera algo cerrado y especificó que las conversaciones aún están en marcha. En el mismo sentido se manifestó senador republicano Lindsey Graham, quien refutó ante un grupo de reporteros que se hubiera llegado a un acuerdo final.

Sin embargo, un comunicado en nombre de todos los miembros del grupo zanjaba la controversia: “Hemos trabajado por cuatro meses y hemos llegado a un acuerdo en principio que lidia con la seguridad fronteriza, la lotería de visas, la migración en cadena/reunificación familiar y el Dream Act, las áreas señaladas por el presidente. Ahora estamos trabajando para acumular apoyo para ese acuerdo en el Congreso”.

A pesar de que aún no se han hecho públicos los detalles de este acuerdo, uno de los puntos clave de las negociaciones de este jueves es la concesión de la ciudadanía para los dreamers. El Partido Republicano apoya concederles una residencia temporal, mientras que los demócratas insisten en que cualquier acuerdo de negociación debe incluir un camino a la residencia y luego a la naturalización.

Pese a las declaraciones de Flake, en las que aseguró que este era el único acuerdo en marcha de la cámara alta, no está claro si el resto de los senadores respaldarían la propuesta.

El anuncio surge solo dos días después de la reunión del presidente y cerca 25 legisladores de ambos partidos en la que el mandatario fijó su posición sobre un posible acuerdo para legalizar a los soñadores. El presidente dejó claro que no aceptaría ninguna propuesta que no se plegara a sus principales exigencias migratorias: la construcción del muro con México; la eliminación de la lotería de visas; y la reducción de la reunificación familiar.

El presidente ha dejado claro que cualquier acuerdo entre los legisladores de los dos partidos siempre debe contar con su aprobación o, de lo contrario, no estaría dispuesto a firmarlo.

En la reunión del martes, Trump aseguró que en los próximos días recibiría un “proyecto lleno de amor” para reemplazar el programa DACA. Además, se abrió a la posibilidad de que una vez que se solucione el tema de los soñadores se inicie el debate para reparar el sistema migratorio “roto”.

“La (reforma migratoria) integral será la fase dos. Aprobaremos esto y después nos metemos con la (reforma) integral al día siguiente”, indicó Trump.

La propuesta que apoya Trump

Precisamente el miércoles, un grupo de congresistas republicanos, encabezados por Bob Goodlatte (Virginia) y Raúl Labrador (Idaho), presentaron el proyecto de ley Securing America’s Future Act(Asegurando el Futuro de América, H.R. 4760), un plan de reforma migratoria basado en un fuerte componente de seguridad y que cuenta con el apoyo de Trump.

Esta iniciativa incluye legalizar a los dreamers protegidos por DACA y propone que los beneficiarios de la Acción Diferida de 2012 accedan, primero a un permiso migratorio que les autorice a permanecer en el país sin ser deportados durante tres años.

De izquierda a derecha, los congresistas republicanos Bob Goodlatte, Ra&...

Al término de ese plazo, los beneficiarios podrán renovar indefinidamente la autorización de permanencia, pero no habla de una green card o residencia legal permanente que les permita convertirse en ciudadanos estadounidenses.

“Los destinatarios solo pueden hacer uso de los caminos existentes (no habrá un camino especial) hacia la tarjeta verde”, se lee en la propuesta.

Michael McCaul, congresista por Texas y miembro del grupo que redactó este plan, definió el actual sistema inmigratorio como una crisis, donde los “narcotraficantes, traficantes de personas y pandilleros transnacionales como la Mara Salvatrucha (MS-13) han explotado nuestras vulnerabilidades en nuestras fronteras”.

Esta definición es similar a la esgrimida por Trump al comienzo de su campaña en junio de 2015, cuando tildó a los inmigrantes mexicanos de violadores, traficantes de drogas y asesinos.