Rate this post

WASHINGTON– El presidente Donald Trump anunció este lunes el nombramiento del juez federal Brett Kavanaugh como juez vitalicio para el Tribunal Supremo, abriendo un nuevo frente de guerra con la minoría demócrata en el Senado, que advirtió sobre un giro hacia la derecha en la máxima corte.

Al hacer el anuncio desde el Salón Este de la Casa Blanca, Trump calificó a Kavanaugh como un “juez de jueces” y elogió sus “impecables credenciales” a lo largo de su carrera jurídica, aunque sus detractores lo consideran un “ideólogo de derecha”.

“Lo que importa no son las opiniones personales de un juez sino si puede separarlas para hacer lo que tanto la ley como la Constitución requieren. Me complace decir que he encontrado, sin duda, a esa persona”, dijo Trump, horas antes de emprender una gira internacional por Europa.

Trump nombró a Kavanaugh, de 53 años, doce días después de que el juez Anthony Kennedy anunciara su jubilación para fines de este mes.  Kennedy fue designado al puesto vitalicio en 1987 por el entonces presidente Ronald Reagan y ha sido considerado el voto “bisagra” en la máxima corte del país.

En Corte de Apelaciones

Graduado de la Facultad de Leyes de la Universidad de Yale, Kavanaugh ha sido juez en la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia, sede de la capital estadounidense, desde 2006, y ha emitido, según la Casa Blanca, más de 300 opiniones, once de las cuales han sido avaladas por el Tribunal Supremo.

El mandatario instó al Senado, bajo control republicano, a que confirme a Kavanaugh en el cargo, a la vez que elogió las décadas de servicio del juez Kennedy.

Kavanaugh, por su parte, dijo creer en la independencia jurídica y prometió que si logra la confirmación del Senado, mantendrá una “mentalidad abierta en cada caso” y luchará por preservar la Constitución y el imperio de la ley.

Kavanaugh prevé sostener reuniones con líderes del Senado a partir de mañana. Los republicanos prevén someter su nombramiento a confirmación a más tardar en octubre próximo, antes de los comicios legislativos del próximo 6 de noviembre.

Pero no todos aplaudieron hoy el nombramiento de Kavanaugh, puesto que demócratas y grupos de corte progresista en todo el país lo describieron como un “reaccionario” y juez de “extrema derecha” que, según advirtieron, podría continuar replegando los derechos de las mujeres y las minorías.