Rate this post

Grupos de activistas contra las armas tomaron hoy las calles de la ciudad texana de Dallas con motivo de la reunión anual de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) que comenzó el viernes con la participación del presidente de EEUU, Donald Trump,

Tres frentes están abiertos hoy para marchar tanto a favor como en contra de la asociación por lo que lo que varias calles del centro de la ciudad podrían sufrir cierres aunque según un tuit de la policía de Dallas es posible que haya caminos adicionales durante todo el día.


La primera protesta, bajo el nombre “RALLY4REFORM” dirigida por estudiantes, comenzó en el Ayuntamiento a las 10 a.m. Los organizadores dijeron que son “la peligrosa agenda del liderazgo de la NRA”.

La segunda protesta, en pro por los derechos de armas organizada por North Texas Patriots for Liberty, comenzó en el Ayuntamiento al mediodía. El grupo dijo que se están uniendo para “proteger nuestros derechos de la 2da enmienda en el Estado de Texas”.

La tercera manifestación está organizada por la Iniciativa #NoRA, un grupo cofundado por la actriz Alyssa Milano. Esa manifestación comenzó al mediodía en Belo Garden Park.

Influencias tóxicas

Los organizadores del rally dijeron que son “la influencia tóxica de la NRA sobre nuestro sistema político”.

Si bien no hubo informes inmediatos de violencia o arrestos, la cedana NBC 5 presenció  una confrontación menor en el Belo Garden Park, en la que un partidario de la NRA tuvo que ser escoltado fuera del parque.

Las protestas de hoy siguen a las multitudinarias de este viernes,

Manuel Oliver, cuyo hijo estaba entre las 17 personas asesinadas en febrero en la escuela secundaria de Parkland (Florida) fue uno de los líderes de la manifestación, en la que organizaron la puntgura de mural con temática antiviolencia.

Esta reunión del NRA es la primera que se produce tras el trágico tiroteo en la escuela de Florida, el pasado 14 de febrero, y también tras una de las mayores masacres en la historia de la nación, donde un único tirador dejó en octubre 59 muertos al disparar a los asistentes a un concierto desde un hotel de Las Vegas.

En las protestas, otro de los grupos más activos fue la organización “Moms Demand Action for Gun Sense”, poniendo el foco en el drama de las muertes en los jóvenes de Estados Unidos.

En el que nadie quiere estar

“Una vez que estás en este club, no puedes salir de él y es un club en el que nadie quiere estar”, dijo a un medio local Diana Earl, cuyo hijo de 22 años fue asesinado a tiros en Austin (Texas).

Junto a Milano, varias celebridades como Alec Baldwin, Amy Schumer o Jimmy Kimmel, activistas como el sobreviviente de Parkland David Hogg y expertos políticos declararán que por encima del apoyo a la Segunda Enmienda de la Constitución (que protege la tenencia de armas) está “el sentido común”.

Por su parte, un portavoz de la NRA, Jason Brown, explicó que están al tanto de estas manifestaciones, por lo que tomaran “las precauciones de seguridad” necesarias.

“El equipo de seguridad de NRA ha trabajado estrechamente con las autoridades locales para garantizar la seguridad de todos nuestros miembros, expositores, visitantes y personal durante todo el evento y no espera que ocurra ningún problema”, añadió.

El primer día de reuniones de la organización estuvo marcada por el discruso que ofreció en el recinto Trump a cuyos miembros definió como “verdaderos patriotas” y reforzó la defensa de las armas como “un derecho de libertad”.

Trump agradeció apoyo

El mandatario, ante 80.000 miembros de la NRA, agradeció su apoyo “a los verdaderos patriotas estadounidenses” que defienden los derechos, la libertad y la “gran bandera de Estados Unidos”, y que fueron uno de los grupos que más le avaló en las elecciones de 2016.

Trump acudió por segundo año consecutivo a esta cita, después de que su presencia el año pasado en Atlanta (Georgia) le convirtiera en el primer mandatario estadounidense en participar en este evento desde el expresidente número 40, Ronald Reagan (1981-1989).

Si bien es cierto que en los últimos tiempos, tras las dramáticas matanzas ocurridas en el país, Trump ha realizado ciertos amagos para aumentar el control sobre las armas, el presidente quiso mantener su firme compromiso con este poderoso grupo de presión.

Por ello, una de las frases más repetidas por el magnate neoyorquino fue su promesa de proteger la Segunda Enmienda de la Constitución, que garantiza el derecho de los ciudadanos a poseer y portar armas, y que es el tema central de la 147 reunión anual de la Asociación Nacional del Rifle.

“Sus derechos de la Segunda Enmienda están bajo asedio, pero nunca jamás estarán bajo asedio mientras yo sea su presidente”, afirmó.

Irónicamente, tanto en su intervención como en el discurso que ofreció el vicepresidente, Mike Pence, se prohibió a los asistentes acceder con armas al lugar de la reunión, el Centro de Convenciones de Dallas, una medida tildada de hipócrita por sus detractores.