Rate this post

El departamento de Seguridad Nacional está implementando una nueva política de asilo en la frontera que permitirá rechazar potencialmente a miles de solicitantes de asilo antes de que puedan presentar su caso en la corte. La medida también se aplicará a aquellas personas que soliciten refugio (inmigrantes que buscan protección similares en  EE. UU. pero que todavía están fuera del país). A pesar de que la administración Trump frenó la separación de familias consecuencia de la política migratoria de “tolerancia cero”, este es un ejemplo de que se siguen tomando medidas agresivas contra los inmigrantes ilegales.

Según esta nueva medida, que se entregó este miércoles a los oficiales que entrevistan a los solicitantes de asilo en la fronteras de EE. UU. y que evalúan las solicitudes de refugio, los reclamos basados en el temor a pandillas y violencia doméstica se rechazarán inmediatamente.  Además, esta nueva guía a que ha conocido CNN les dice a los oficiales que que evalúen si un cruce fronterizo ilegal también debería ser motivo de rechazo.

La directriz dice que los oficiales “pueden encontrar la entrada ilegal de un solicitante, incluida cualquier evasión intencional de autoridades estadounidenses, e incluida cualquier condena por entrada ilegal cuando el el extranjero no demuestre una buena causa para la entrada ilegal, a pesar de un ejercicio favorable de discreción “para el asilo”. La medida llega después de que el Fiscal General de EEUU,  Jeff Sessions, anunció el mes pasado que el temor a la violencia doméstica o a la de las pandillas no es una base legal para otorgar asilo.

Según los defensores de los derechos de los inmigrantes el derecho internacional es claro en cuanto a que las solicitudes de asilo son válidas incluso cuando un inmigrante ingresa ilegalmente en un país. También argumentan que el rechazo de estos indocumentados  traumatizados pone sus vidas en peligro tras su regreso a casa.

La guía señala que algunos cruces ilegales pueden estar justificados, incluso para “escapar de un daño inminente”, pero agrega que los oficiales “deberán evaluar si el solicitante demostró motivos ulteriores para la entrada ilegal”.