Rate this post

CIUDAD DE MÉXICO.- En la primera semana de 2018 México ha registrado ya al menos 80 asesinatos repartidos en 10 estados del país, manteniéndose la ola de violencia que catapultó al 2017 como el año más violento en las últimas dos décadas debido a las disputas entre carteles de la droga.

A nivel nacional, el año que finalizó registró un total de 23,101 homicidios entre enero y noviembre, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Con estas cifras, 2017 se ha confirmado ya como el año más violento en México en las últimas dos décadas, al superar los 22,409 asesinados ocurridos en 2011.

En este clima de violencia, la inseguridad y los enfrentamientos entre células criminales han marcado el inicio oficial de la campaña de las elecciones presidenciales del próximo 1 de julio de 2018 en las que se renovarán un total de 3,407 cargos públicos en 30 de los 32 estados del país, incluido el Congreso de la Nación.

Policías mexicanos reguardan el lugar del crimen contra una perso...

Reportes de la Procuraduría General de Justicia del estado informaron que Chihuahua fue la entidad donde más crímenes se registraron en la primera semana del año, con 27 personas asesinadas en hechos violentos, la mayor parte relacionados con la disputa que mantienen los cárteles del narcotráfico en Ciudad Juárez.

Otro de los estados que ha registrado mayor violencia al inicio del 2018 es Guerrero, luego de dos enfrentamientos en la comunidad de La Concepción, en Acapulco, donde murieron 11 personas, entre ellas un menor de edad, además de que uno más quedó herido y hay 30 detenidos, de acuerdo con autoridades de seguridad.

También en el estado de Baja California Sur, 7 presuntos delincuentes fueron abatidos en un enfrentamiento con elementos de la Secretaría de Marina ocurrido en San José del Cabo, la noche del sábado, según confirmaron autoridades.

De acuerdo con datos de la Procuraduría General de la República obtenidos a través de una solicitud de transparencia al gobierno federal, el mapa de los cárteles del narcotráfico se ha ido modificando en los últimos años luego de disputas por el territorio entre células delictivas.

Según el último reporte que da cuenta de la distribución de los carteles dentro del territorio mexicano, el Cártel de Sinaloa, que era liderado por el capo Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, opera principalmente en los estados de Chihuahua, Baja California, Baja California Sur, Sinaloa, Durango y Sonora. Estas operaciones las realiza a través de 10 células delictivas que tienen influencia a nivel local.

En territorios cercanos, en especial en el estado de Chihuahua, opera el cártel de Juárez, a través de las células criminales de La Línea y Los Aztecas.

De acuerdo con las autoridades del estado de Chihuahua, la disputa por controlar la venta de drogas al menudeo de los grupos delictivos La Línea y Gente Nueva, brazos armados de los cárteles de Juárez y de Sinaloa, respectivamente, han generado la violencia en el estado.

En el estado de Guerrero, donde tan solo en 2017 ocurrieron más de 2,000 homicidios, a razón de siete por día, hay diversos cárteles en disputa por el territorio, entre los que se encuentra la Familia Michoacana, el cártel de los Beltrán Leyva y el cártel Jalisco Nueva Generación.

Algo similar sucede en los estados de Baja California y Baja Californai Sur, donde el control es disputado entre el Cártel de Sinaloa, el de los Arellano Félix y el de los Beltrán Leyva.