Rate this post

Los Ángeles – EEUU.- Samuel Little es, desde esta semana, el mayor asesino en serie de Estados Unidos. Un comunicado del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) confirmó, el pasado domingo, que las autoridades han podido corroborar 50 de las 90 muertes que el agresor dice tener en su haber.

 

Aunque hay hombres dentro del numeroso grupo de víctimas, los investigadores han revelado que Little prefería atacar a mujeres de raza negra. Algunas de ellas eran marginadas sociales y casi todas murieron por golpes, estrangulamiento o ahogamiento, entre 1970 y 2005.

 

Después de matarlas, el sujeto solía desaparecer los cadáveres. Así sucedió en 1993, cuando ahorcó a una mujer, a la que posteriormente lanzó por la pendiente de una carretera desolada. “Escuché otro sonido en el camino y eso significaba que iba rodando cuesta abajo”, confesó el asesino.

 

En otro de sus relatos, Little narró cómo fue que dio muerte a una mujer a la que conoció en un centro nocturno de Nuevo Orleans, en 1982. “Era alta (…), de formas hermosas… Y, uh, amigable”, dijo el hombre.

 

De acuerdo con su historia, ambos salieron del lugar y abordaron el Lincoln que él solía conducir. Después de manejar por un rato, el atacante estacionó al lado de un terreno pantanoso y un poco inundado. Allí procedió a quitarle la vida.

 

“Fue la única que maté ahogándola”, recordó Little, con cierto placer.

 

Investigadores de distintas regiones de Estados Unidos intentan ligar sus declaraciones, registradas en video por el FBI, a casos que aún permanecen sin resolver.

 

“Por muchos años, Samuel Little creyó que no lo atraparían porque nadie se había dado cuenta de sus víctimas”, expresó Christie Palazzolo, analista de crímenes del Buró Federal.

 

La detective agregó que, aunque el asesino purga una de varias condenas a cadena perpetua, “el FBI cree importante buscar justicia para cada víctima, para cerrar cada caso que sea posible”.

 

En 2012, el estado de California sentenció al homicida a una eternidad tras las rejas, después de comprobar su responsabilidad en tres asesinatos. Seis años después, en 2018, el propio Little reconoció su culpabilidad en la muerte de otra persona, en el estado de Texas. De manera reciente, en agosto de este año, el agresor admitió haber matado a cuatro mujeres en Ohio.