Rate this post

Polonia tiene un no ha superado la fase de grupos ninguna de las dos veces que ha perdido su primer partido en la fase final de la Copa Mundial de la FIFA™ (2002, 2006). Sin embargo, todo el equipo, incluido Maciej Rybus, está seguro de que en esta tercera ocasión las cosas serán muy diferentes.

“Rusia es un buen sitio para mí”, ha comentado Rybus a FIFA.com. “Aquí encontré mi club y también a mi mujer. El nivel de organización de este Mundial está siendo magnífico y nos gustaría quedarnos todo el tiempo posible”.

El lateral izquierdo del Lokomotiv de Moscú, con el que este año se ha proclamado campeón de la liga rusa, pasó de la alegría a la desesperación tras la derrota por 2-1 que sufrió Polonia contra Senegal en su primer partido de Rusia 2018.

“Está claro que no era así como queríamos empezar este Mundial”, asegura Rybus. “Pensábamos anotarnos por lo menos un punto en el estreno. Por desgracia, no mostramos nuestras cualidades, y todavía no me explico por qué. Quizás por la presión o por el hecho de que lleváramos tanto tiempo esperado este partido. Pero confío en que lo peor haya pasado ya”.

La final ante Colombia

“El partido contra Colombia será como una final para los dos equipos. Aunque, como es lógico, nuestros seguidores quedaron muy decepcionados tras el primer partido, espero que nos arropen, porque necesitamos su aliento”.

A Rybus no le preocupa el hecho de que Polonia nunca se haya clasificado para las rondas eliminatorias después de haber perdido su primer encuentro en la competición. “No prestamos atención a las estadísticas, no pensamos en el pasado. Tenemos fe en nuestras cualidades porque no hemos llegado a este Mundial por casualidad. No hemos perdido la confianza solo por un mal partido. Nos sentimos muy motivados para volver a demostrar todo lo hemos demostrado ya tantas y tantas veces”.

“Sin duda, debemos jugar con más agresividad contra Colombia. Tenemos que dar mucho más que contra Senegal, pero estamos preparados”.

 Desde Rusia con amor

Después de los muchos años que lleva en la liga rusa, para Rybus, jugar en este Mundial es como jugar en casa. ¿Cómo reaccionaría su familia, teniendo en cuenta que su esposa es rusa, si a Polonia le tocara enfrentarse a Rusia en algún momento de la competición?

“No pasaría nada si aquí mismo o más adelante Polonia tuviera que jugar contra Rusia. Lo hablamos antes de la competición, y mi mujer aseguró que, ese caso, ella apoyaría siempre a su marido y a Polonia. Por eso no habrá problemas en casa (risas).

Rybus asegura que admira el alto nivel de la organización de esta fase final y los resultados que está obteniendo la selección nacional de Rusia.

“Por lo que he visto y oído, la organización ha sido perfecta y la gente está disfrutando del fútbol totalmente unida. He hablado de esto con Zbigniew Boniek, el presidente de la Federación Polaca de Fútbol, y él también opina que la organización es estupenda”.