Rate this post

Moscú – Rusia. La Cámara de Diputados de Rusia estudia hoy un proyecto de ley para garantizar la estabilidad del funcionamiento del segmento ruso de internet y su desconexión de la red mundial en caso de situaciones de crisis o ataques cibernéticos contra el país.

La iniciativa, que cuenta con el respaldo del Gobierno, ha generado controversia, pues la instalación de los equipos necesarios para el análisis del tráfico requieren grandes inversiones y  para la grandes compañías suponen decenas de millones de dólares.

De aprobarse el proyecto se crea la posibilidad de “minimizar el flujo al extranjero de datos que intercambian los usuarios rusos” además, en caso de amenaza, los operadores estarían obligados a garantizar la “gestión centralizada del tráfico”, es decir, su control por el Estado.

La iniciativa prevé la creación de una infraestructura que garantice el funcionamiento del segmento ruso de internet en caso de que los operadores rusos no puedan conectarse con los servidores raíz extranjeros.

En varias ciudades de Rusia se reportaron protestas el fin de semana, Moscú, Novosibirsk, San Petersburgo, Vladivostok, Vorónezh, Ekaterimburgo, Izhevsk son algunas de ellas, “Libertad en Internet”  ha sido la consigna oficial.  Los manifestantes condenan la censura en las redes y la ley que prohíbe el anonimato en las redes, bloqueo de sitios digitales y la penalización de compartir publicaciones, dar “likes”, escribir blogs o difundir noticias en las redes sociales.

También exigían la renuncia de Alexander Zharov, director de la agencia estatal Roskomnadzor, que se encarga de regular las comunicaciones en el país.