Toda una unidad de agentes especiales de la policía de Alemania está buscando desesperadamente, desde el miércoles 12 de julio, la moneda más cara del mundo en Berlín. 

El preciado objeto fue robado del Museo Bode el pasado 27 de marzo. La moneda se encontraba ahí desde el 2010.

La pieza robada pesa 220 libras y su valor se estima en 3.9 millones de dólares. Está grabada con el rostro de la reina de Gran Bretaña, Isabel II, con la fecha de 2007.

Aunque tiene la inscripción de “1 millón de dólares” su valor es de casi cuatro veces más. Y es que la moneda tiene una pureza en oro de 99,999 por ciento, lo que realza su valía.

Las investigaciones apuntan a que personal del museo ayudó a los ladrones para que identificaran la valiosa pieza del resto de monedas que hay allí.

Los delincuentes treparon con una escalera y accedieron al recinto por una ventana, tomaron la moneda de 1,2 pulgadas de espesor y 20,9 pulgadas de diámetro y huyeron.

La policía ya tiene identificados a una docena de sospechosos y ha organizado redadas en su contra; los principales tienen entre 18 y 20 años.

Carsten Pfohl, de la oficina del crimen de Berlín, dijo en conferencia de prensa que asumen que la moneda ya fue parcial o totalmente vendida, sin embargo siguen buscando a los ladrones.