Rate this post

Dentro de la cárcel, se estima que unos 150 reos se unieron para participar en una huelga de hambre, según miembros de la Asociación de Libertades Civiles Estadounidenses (ACLU) del Sur de California.

Entre los participantes afuera de la cárcel estaba Dolores Canales, madre de John Martínez, de 42 años, quien desde los 18 años esta sirviendo una condena de 25 años a vida por asesinato. Sin embargo, más de la mitad de su encarcelamiento Martínez ha estado en aislamiento confinado ya que agentes encontraron que tal vez él podría ser el próximo líder de la Mafia Mexicana dentro de la cárcel.

Dolores Canales—quien es la fundadora de la organización California Families Against Solitary Confinement—dijo el jueves por la mañana que su hijo comenzó una huelga de hambre para crear concientización acerca del daño físico, emocional y mental que causa el estar completamente aislado.

Él acusa al Departamento del Sheriff del Condado de Orange (OCSD) de conspirar contra él para obligarlo a que se declare culpable de varios delitos.

 

“Mi hijo Johnny está en la Cárcel del Condado de Orange en aislamiento y privado de contacto humano o ejercicio al aire libre”, dijo Canales. “Me dijeron que nunca podría visitarlo debido a un arresto de hace [más de] 20 años”.

Canales dijo que las autoridades están tomando represalias contra su hijo quien fue trasladado de la unidad de aislamiento médica Theo Lacy aunque Martínez no tiene problemas médicos, y después fue trasladado a la cárcel central de hombres del condado de Orange en una unidad de confinamiento solitario.

Las celdas son muy pequeñas y sin ventanas, explicó Canales.

Dolores Canales es la madre de John Martínez, quien lidera la huelga de hambre dentro de la cárcel. (Cortesía Daisy Ramirez)

“Desde que mi hijo ha sido puesto bajo confinamiento solitario él ha experimentado situaciones crueles y despiadadas”, dijo Canales. “Y tal parece que mientras más reportes llena de su situación, recibe más opresión de parte de los agentes”.

Daisy Ramírez, coordinadora del proyecto de cárceles del Condado de Orange para ACLU SoCal dijo que ella obtuvo confirmación verbal de al menos cinco reos quienes están participando en la huelga y continuará haciendo visitaciones para ver como están los demás.

Adicionalmente dijo que los reos de otra sección están colaborando.

“Visité a un huelguista en la cárcel antes de la protesta y el dijo que todos los del Módulo M están participando, y son más de 150 reos”, dijo Ramírez, añadiendo que no sabe cuanto tiempo durará la huelga.

“Una persona en el Modulo J me dijo, ‘Estoy comprometido a permanecer [en huelga] todo el tiempo que sea necesario’”, recalcó Ramírez.

Por su parte, el OCSD dijo en un comunicado que encuentran verdaderamente preocupante que ACLU apoye la huelga de hambre liderada por un individuo tan peligroso.

“Creemos que el propósito de la huelga de hambre planificada para los reclusos es un intento de manipular a miembros conocidos de pandillas y la ubicación de vivienda del asesino convicto Johnny Martínez, una medida que podría otorgarle un mayor acceso a otros reclusos y avanzar en su intento de extender su control dentro de la Cárcel del Condado de Orange”, explica el comunicado.

El OCSD listó las condenas y cargos de Martínez que incluyen asesinato, intento de asesinato, conspiración, asalto con un arma mortal, robo y afiliación criminal a una pandilla. Actualmente está cumpliendo una sentencia por asesinato y ha regresado al Condado de Orange para enfrentar nuevos cargos de intento de asesinato en relación con su condena de 1994.

“El OCSD apoya a cualquier grupo de la comunidad que elija pacíficamente participar en su derecho de la Primera Enmienda para protestar.

Pero la actividad de hoy, si bien es respetada como una expresión del derecho a la libertad de expresión, es un intento de engañar al público y abogar en nombre de la población criminal a expensas de ciudadanos que sí respetan la ley en el Condado de Orange”.l