Rate this post

Los Angeles.- Agentes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) entraron a hacer una redada, en el marco de una operación federal sin precedentes.

Hay varios complejos de apartamentos del sur de California que funcionan como “hoteles maternidad” para llevar a cabo una redada para destapar un fraude contra el erario público.

En estos centros se hospedan mujeres, principalmente de nacionalidad china, que se residen allí durante unas semanas o meses para dar a luz en suelo estadounidense con el objetivo de que sus hijos reciban la nacionalidad americana.

Reporteros de NBC News, presentes en el momento de la redada, entraron en The Carlyle, un complejo de lujo en Irvine (California), que alberga a mujeres embarazadas,  y nuevas mamás que supuestamente habrían pagado entre 40.000 y 80.000 dólares por dar a luz en Estados Unidos, explica la cadena en un artículo.

A pesar de pagar estas sumas de dinero, las mujeres habrían pagado entre cero y 4.000 dólares por dar a luz en hospitales de California.

Ninguna de las mujeres fue arrestada, pero sí son consideradas testigos presenciales, mientras que los paramédicos permanecen en el lugar como medida de precaución en caso de que alguna de las mujeres se ponga de parto.

Fraude para obtener visa

El agente especial al cargo de Investigaciones de DHS de Los Ángeles, Claude Arnold, dijo que “no es necesariamente ilegal venir aquí a tener un bebé, pero si usted miente acerca de las razones por las que ha llegado, eso sí que supone un fraude para obtener su visa”. 

Arnold también dijo que los federales entraron en un total de 20 establecimientos en Los Ángeles, en los condados de Orange y San Bernardino con el objetivo de dar con tres complejos sospechosos de estafar a turistas que buscan dar a luz en Estados Unidos. Los sospechosos están siendo interrogados, aunque hasta el momento no se han presentado cargos contra ellos.

Los responsables que dirigen el centro de Carlyle, Chao Chen y Dong Li, usaban una página web para publicitar su negocio a bombo y platillo explicando los beneficios de tener un hijo en territorio estadounidense: 13 años de educación gratuita, ayuda financiera barata para estudios universitarios, menos polución y un camino fácil para que la familia entera pueda emigrar a Estados Unidos a la mayoría de edad del menor.

Instruídas para mentir

Las mujeres eran instruidas para mentir a las autoridades para obtener un visa de turista, así como para volar a través de Hawai, Las Vegas o Corea para evitar que agentes de inmigración del aeropuerto de Los Ángeles sospecharan y disimular su embarazo al entrar en Estados Unidos, de acuerdo a la orden de registro.

Por un apartamento de dos habitaciones y piscina del complejo Carlyle las mujeres pagaban unos 3.000 dólares al mes. Estas eran trasladadas por personal del centro a sus visitas médicas y al hospital el día del alumbramiento, en centros médicos del condado de Orange, en donde eran tratadas como indigentes o mujeres con pocos recursos con lo que se les facturaba de cero a 4.000 dólares, cuando un parto cuesta aproximadamente 25.000 dólares en un centro del condado, de acuerdo a la corte.

Estas operaciones han costado cientos de miles de dólares de pérdidas a los hospitales del área. De acuerdo a los investigadores más de 400 bebés vinculados a esta estafa nacieron en un solo centro durante un periodo de dos años.

Más allea de las visas

Los investigadores descubrieron que los padres de un bebé, nacido en abril de 2014, que sólo pagaron una factura de 4.000 dólares por el parto estaban gastando dinero en el Hotel Wynn de Las Vegas, en Rolex y en Louis Vuitton, empleando una cuenta bancaria con casi un cuarto de millón de dólares.

Pero el fraude va más allá de las visas, explicaron las autoridades, pues ni Li ha presentado impuestos en Estados Unidos ni Chen declaró cientos de dólares.

El fenómeno de extranjeros entrando en Estados Unidos para dar a luz no es nuevo, pero parece que está en aumento. De acuerdo a un estudio, unos 40.000 niños nacen al año en Estados Unidos de mujeres que entraron al país con una visa de turista.