Rate this post

Riad – Arabia Saudí.- Al menos diez aviones no tripulados, operados por rebeldes hutíes de Yemen, bombardearon, el sábado, la instalación procesadora de crudo más grande del mundo.

 

La planta de Abqaiq, localizada a 330 kilómetros de Riad, la capital de Arabia Saudí, es propiedad de la estatal petrolera Saudi-Aramco. En ella se transforma petróleo pesado en un derivado mucho más liviano.

 

La refinería, que tiene una capacidad de hasta siete millones de barriles por día, resultó severamente afectada. La arremetida ocasionó incendios y provocó enormes columnas de humo, que pudieron ser divisadas desde el espacio.

 

El ataque también comprometió al campo petrolero de Khurais, un reservorio del que se extrae más de un millón de barriles de crudo diarios.

 

En consecuencia, el Reino se ha visto obligado a recortar su producción en, por lo menos, cinco millones de barriles por día. La cifra representa 5% del petróleo que consume el mundo, durante cada jornada.

 

Debido a que la embestida se produjo durante el receso del fin de semana, ni los mercados ni el precio del crudo experimentaron variación.

 

Fuentes anónimas, citadas por distintos medios, han asegurado que la producción será estabilizada en cuestión de días y que Arabia Saudí seguirá proveyendo sus 9,6 millones de barriles de petróleo diarios.

 

Luego de reivindicar el bombardeo, los rebeldes hutíes amenazaron con más acciones similares. De hecho, Yahia Sarie, portavoz militar de los insurgentes, advirtió que no se detendrán si Arabia Saudí continúa la guerra en su contra.

 

Desde 2015, el Reino encabeza una coalición de países que pretende arrebatar a los hutíes el control de varios territorios, entre ellos el de Saná, la capital yemení. La alianza también busca restaurar en el poder al gobierno reconocido internacionalmente.

 

Sin embargo, los insurgentes cuentan con el respaldo de Irán, un aliado que, a decir de Occidente y de Naciones Unidas, ha dotado a los rebeldes de armamento y apoyo logístico. Teherán ha negado, en todo momento, esas acusaciones.