Rate this post

Puerto Príncipe – Haití.  La tensión y las protestas se mantienen este lunes en Haití, quinto día consecutivo de manifestaciones realizadas por el pueblo haitiano, que exige la renuncia del presidente, Jovenel Moise, después que éste declarara una urgencia económica en el país.

La situación se agravó este año por una fuerte depreciación del gourde, moneda oficial de Haití, y por la crisis de electricidad derivada de la escasez de gasolina.

Este lunes los manifestantes salieron nuevamente a las calles de Puerto Príncipe, que se encuentra casi paralizada, otras ciudades más se sumaron a la ola de protestas, donde se han registrado al menos 7 personas fallecidas, desde el inicio de esta revuelta social.

En los últimos días, la situación de inseguridad ha aumentado debido a las violentas protestas, por lo que varias embajadas han pedido a sus ciudadanos mantenerse alertas y limitar sus desplazamientos. Hoy en la capital y algunas ciudades, se registraron ataques a negocios, a estaciones de gasolina  y  saqueos en algunos comercios de alimentos.

Efe Paul Baptise, un manifestante de Puerto Príncipe declaró “Hoy estamos en la calle porque nadie nos escucha. No tenemos empleo, dinero ni esperanza. Estoy en busca de algo y es por eso que llevaré cualquier cosa que pueda encontrar”.

Pese al llamado al diálogo del Core Group, integrado por el representante especial adjunto del secretario general de la ONU, los embajadores de Alemania, Brasil, Canadá, España, EE.UU, Francia, la Unión Europea y el representante especial de la OEA, miembros de la oposición han pedido continuar con las protestas.

El presidente de la nación haitiana también hizo un llamado al diálogo el pasado sábado, que fue rechazado por sectores de la oposición, desde entonces, Moise no se ha pronunciado de nuevo, por lo que se mantiene un clima de incertidumbre en el país.