Rate this post

Washington.- Alerta por el nuevo presupuesto presentado por el presidente Donald Trump, el cual limita fuertemente los tipos de alimentos que los beneficiarios del programa de cupones de alimentos podrían comprar con la ayuda del gobierno.

Los beneficiarios del Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria(SNAP) reciben un suplemento mensual en dinero en efectivo los cuales pueden usar para comprar alimentos.

Sin embargo la propuesta de Trump establece que las personas que reciben al menos $90 dólares al mes en ayuda del gobierno obtengan la mitad de este monto, no en dinero en efectivo, sino en un “paquete de alimentos del USDA,” informó NPR.

Esta sería una reducción del 50% del dinero en efectivo que reciben las familias en el programa. Este cambio afectaría a más del 80% de las personas inscritas en SNAP.

Los paquetes de alimentos propuestos por el gobierno no incluirían frutas o verduras frescas. En cambio, según NPR, los paquetes consistirían de “leche de larga vida, cereales, pasta, mantequilla de maní, frijoles y frutas y verduras enlatadas”, en otras palabras alimentos no perecederos.

Es de esta forma como la propuesta de la Casa Blanca busca reducir el gasto público en SNAP por un monto de $129 mil millones de dólares en los próximos 10 años.

También reducirían SNAP

En combinación con otros cambios propuestos en el programa, los cambios podrían reducir el presupuesto de SNAP por una cifra cercana a los $213 mil millones de dólares durante el mismo período de tiempo, lo que equivale a una reducción del 30%.

El plan ya ha sido criticado por varios grupos aduciendo que los recortes reducirían fuertemente la ayuda disponible para los más  pobres en EEUU. Quienes se oponen a los recortes también señalan que la entrega física de los alimentos podría suponer un monumental reto para el gobierno, por no hablar del contenido y calidad nutricional de los alimentos que se quieren entregar.

Cerca de 44 millones de personas reciben beneficios del programa de cupones de alimentos (SNAP) cada mes.

Los cambios al programa de SNAP tienen que ser aprobados por ambas cámaras del Congreso, donde se espera reciba fuerte oposición por parte de los demócratas.