Rate this post

Santiago – Chile.- Ante el estallido social que vive Chile desde hace tres semanas y el aumento diario de las protestas violentas en sus calles, el presidente Sebastián Piñera ha decido endurecer sus acciones y anunciar nuevas de medidas de control del orden público, además citó al Consejo de Seguridad Nacional (Cosena), con el objetivo de poner fin al vandalismo.

“Estamos convencidos que esta agenda representa y constituye un aporte significativo e importante para mejorar nuestra capacidad de resguardar el orden público” dijo Piñera en un mensaje en el palacio presidencial.

Las protestas que iniciaron el 18 de octubre, ya han manchado de sangre las calles de Chile, 20 personas han muerto. Además han dejado daños materiales incalculables debido a los destrozos, saqueos e incendios, por los que la policía ha detenido a más de 10mil personas, que en su mayoría, pese a los desordenes ya han sido liberadas.

Entre las medidas anunciadas por Piñera para retomar el orden público, se encuentra el envío al Congreso de una “Ley antisaqueos”, que endurece las sanciones para este delito, también figura la discusión inmediata de una ley “antiencapuchados”, y una nueva medida legal para endurecer las sanciones a quienes instalen barricadas incendiarias en las vías públicas.

Sebastián Piñera también creará un equipo legal especial para perseguir los delitos de desórdenes, un estatuto especial para la protección de policías y la modernización del sistema de inteligencia.

Las medidas anunciadas por Piñera y en las cuelas no se incluyen anuncios sociales ni políticos que enfrenten la actual crisis por la que se originaron las protestas, dejaron  fuertes criticas en sus oponentes.

“Es apagar el fuego con bencina. El problema es político y eso tiene que entender el presidente”, criticó el senador de la opositora Democracia Cristiana, Francisco Huenchumilla.

Por su parte el senador del Partido Socialista, José Miguel Insulza, manifestó: “La convocatoria del Cosena es la peor señal que se puede dar a la ciudadanía que exige un cambio pacífico. Favorece el protagonismo de los grupos minoritarios violentos, que buscan la confrontación”.