Rate this post

El sistema represivo migratorio hacia los hispanos en la Ciudad de Charlotte/Mecklenburg, en particular, ha venido haciendo su “agosto”, como lo define un refrán en nuestra cultura hispana. Pero este refrán, pareciera que para pocas personas no afecta su desenvolvimiento social y económico en nuestras comunidades en general.

Pero para muchas personas, este “refrancito”, en especial para la hispanidad, ha tenido repercusiones desastrosas porque se ha vinculado con la normativa de una tranquila convivencia en nuestro entorno comunitario. Los hechos de persecución con tintes discriminatorio hacia los inmigrantes indocumentados, han sido y siguen cobrando víctimas de los agentes de Inmigración.

Un hecho histórico en las elecciones pasadas de mayo 8, 2018, ocurrió, cuando la votación en ese día, deja esperanzada una era de mas de 20 años de discriminación de agentes de Inmigración y unos cuantos policías, que como lobos perseguían a sus presas humanas para deportarlas, sin importarles que primero existe el grado de presunción de inocencia; es decir, que nadie es culpable hasta que se pruebe lo contrario; eso lo establecen las normas constitucionales en cualquier país del mundo que rigen por leyes expresas. Pero Inmigración, no está preparada para esto y por ese vacío institucional de gobierno hace que su sistema migratorio sea caduco y fracasado.

Un poco de tranquilidad

Sin embargo, los actuales hechos consumados en las elecciones de mayo 8, 2018, para elegir básicamente a la autoridad que tiene superpoderes, al sheriff de Charlotte/ Mecklenburg, quedó plasmada favorablemente esta vieja aspiración para la comunidad hispana en estas elecciones, devolviéndole un poco de tranquilidad al inmigrante indocumentado, por el hecho de que el entonces candidato Garry McFaidden, es el nuevo sheriff electo,el mismo que tiene una enorme deuda que saldar con la comunidad indocumentada ante su promesa de eliminar el escalofriante, discriminatorio e inhumano programa 287g, para cuyo efecto, todos, absolútamente todos, estarán vigilantes de esa promesa hecha en días de campaña y que el electorado ha respaldado su llegada y sentada en el sillón, pero no una presunta “bajada”, que nadie quisiera que exista; aunque en política todo puede suceder.

Las organizaciones sociales, grupos de líderes e instituciones,en su mayoría, tienen bien clara la promesa que hiciera el hoy electo sheriff McFadden, y son, los que sin duda alguna, le han tomado la palabra para que no incumpla, porque el que fallaría, de suceder, será el Mr.Garry McFadden, en consideración, que con la ayuda que recibió de los votos de hispanos, nadie, absolútamente nadie, puede burlarse.

Las expectativas de un rumbo sereno y sujeto al supremo sentido de aplicación de las leyes, serían las más aceptadas, porque una autoridad con superpoderes como es un sheriff en este país, y particularmente en el condado Mecklenburg, podría tener un desarrollo de credibilidad y respeto en la comunidad, tomando en cuenta que esta electa autoridad, tiene una preparación académica y policial con experiencia, lo que crea aspiraciones de que sus aplicaciones sean de y con justicia. Hasta entonces, veremos los resultados para bien o para una inesperada sorpresa.

Una vez más, los resultados de las elecciones de mayo 8, son el fiel reflejo de una constante lucha de cientos de jóvenes que iniciaron y se unieron con otros grupos sociales para rechazar categóricamente la presencia de un programa represivo como el 287g, en el que además hay que considerar que éste está envuelto en la separación de familias que el actual presidente Trump, está aplicando con ICE, cuyos agentes de Inmigración, en muchos estados, le rinden homenaje al mandatario estadounidense. Lo importante en estos momentos para el sheriff electo McFadden, es que ni siquiera se atreva a tomar postura como la que tomó el alguacil de Maricopa Joe Arpaio, porque para Mr. Mc Fadden, los resultados de su carrera como servidor público serían nefastos, porque atrás de sus actuaciones está una comunidad vigilante para que cumpla su promesa de campaña.