Rate this post

Washington.- El gobierno de los Estados Unidos, en busca de aplicar sus leyes migratorias, persigue a indocumentados para deportarlos, pero durante muchos años se había enfocado a inmigrantes que cometieron algún delito, dando oportunidad a otras personas a seguir en el país, incluso con la posibilidad de lograr beneficios migratorios.

Ese escenario, descrito por activistas y abogados en varios momentos, ya no existe en la era del presidente Donald Trump.

Desde que estuvo en campaña, el ahora mandatario republicano habló de sus intenciones de deportar a los alrededor de 11 millones de inmigrantes en esa condición, luego quiso matizar y afirmó que serían “los criminales” a quienes perseguiría su administración, pero ahora los agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) capturan “a cualquiera”, sólo por ser indocumentado.

“Ya no hay alivios migratorios… ya no hay cierre administrativo”, expresó el abogado Ezequiel Hernández en una entrevista con el periodista Jorge Ramos, de Univisión.

Y luego acota: “Si estas en el sistema es que ahora debes estar mucho más preparado que antes… antes te decían no te metas en problemas, no cometas crímenes, podemos parar el caso, ahora ya no”.

Esto concuerda con lo dicho en una entrevista con el periodista Jorge Cancino, autor del libro “Inmigración, las nuevas reglas”, que indica que la actual administración hace una interpretación de la ley de acuerdo a sus intereses.

Amenaza a la seguridad pública

“Pero este gobierno, interpretando la misma Ley de Inmigración, determina que la inmigración indocumentada es una amenaza a la seguridad pública y ya con eso pone a los millones de indocumentados en proceso de deportación”, expone Cancino, quien escribió el libro alalimon con Armando Olmedo, abogado y director de Inmigración Corporativa de Univisión. “(La nueva administración) les niega (a indocumentados) cualquier posibilidad de quedarse y, al mismo tiempo que criminaliza, ordena que deberían ser deportados”.

El abogado Hernández señala, como también lo hemos publicado en este diario, que la mejor forma de enfrentar una posible detención de ICE es informándose y planear.

“La preparación es fundamental… hay que hablar con la pareja”, expresó, al tiempo que advirtió que la fianza más baja para quienes son capturados por “La Migra” ahora son de $6,000 dólares, cuando antes eran de $1,500 o $2,000.

Agregó que la gente debe prepararse para pagar esa fianza en efectivo y prever que esa persona, si la proveedora de la familia, no podrá laborar durante al menos tres semanas, en el mejor de los casos, por lo que su planeación financiera deberá incluir esos días de manutención.