Rate this post

“Tendremos que pasar por encima de las cabezas de los medios de comunicación negativos y nos vamos a subir las mangas”, dijo Arzú a reservistas del Ejército.

El alcalde asistió como invitado del presidente Jimmy Morales a una actividad militar que se efectuó en la Plaza de la Constitución, en la cual ofreció un discurso a los jóvenes que pertenecen a las filas de las reservas militares y aprovechó para criticar a la Prensa.

“Guatemala es un pueblo hoy difamado. Pero es difamado por nosotros mismos, por nuestros medios informativos,cuando es injusto”, dijo Arzú.

Discurso que pone en alerta

Para la APG, la actitud de Arzú pone una alerta y “demuestra su ignorancia sobre el acontecer político nacional, al pasar inadvertido que vivimos en una incipiente democracia”.

La asociación cree que el mensaje de Arzú es “confrontativo en contra de los profesionales de la comunicación que en lugar de un fusil tiene una pluma que denuncia a aquellos funcionarios que hacen alarde de superioridad ante la ley, sin reconocer que son simples depositarios”.

Además, la APG asegura que “el señor Arzú no es un ejemplo de cumplimiento y observancia de la ley”, haciendo referencia a los casos en que ha manifestado “sus actitudes de prepotencia”, como cuando mandó a golpear a los vendedores ambulantes “a garrotazos”, y después se retrajo en la figura de una broma.

Otro de los hechos que menciona el comunicado es la ocasión cuando confrontó a un manifestante en “un show político de falsa hombría que no hizo sino demostrar su calidad moral”.

“Yo firmé la paz, pero también puedo hacer la guerra”, es una frase de Arzú que la APG califica como de sus desaguisados, pronunciada al momento de manifestar el respaldo al presidente Jimmy Morales en su intento fallido de expulsar a Iván Velásquez, jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala.

La APG concluye que el comunicado es alzar la voz de protesta y pide a organismos nacionales e internacionales sus muestras de solidaridad con el gremio periodístico de Guatemala.

“Condena por este infortunado discurso y la amenaza directa del señor Arzú, demandando a otros organismos nacionales e internacionales de prensa así como de derechos humanos a pronunciarse sobre el particular, a la vez que desde ya hace responsable directo al alcalde de la capital de cualquier atentado, agresión o asesinato de un periodista”.