Rate this post

WASHINGTON— La Casa Blanca acusó este miércoles a un periodista de CNN, Jim Acosta, de agredir a una becaria para justificar la suspensión indefinida de su pase de prensa, y de inmediato la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca (WHCA) condenó la decisión y exigió medidas correctivas.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah H. Sanders, informó de que la Casa Blanca suspendió “hasta nuevo aviso” el pase de prensa a Acosta en respuesta a un supuesto incidente en el que éste “colocó sus manos” sobre una becaria “que solo estaba tratando de hacer su trabajo” durante una rueda de prensa con el presidente Donald Trump esta mañana.

En un comunicado, Olivier Knox, presidente de la WHCA, dijo que la entidad rechaza firmemente la decisión de la Administración Trump de usar las credenciales del Servicio Secreto “como una herramienta para castigar a un reportero con el que tiene una relación difícil”.

“El revocar el acceso al complejo de la Casa Blanca es una reacción desproporcionada a la supuesta ofensa, y es inaceptable. Los periodistas pueden utilizar una gama de formas para cumplir con su labor y la WHCA no vigila el tono o frecuencia de las preguntas que hacen sus miembros a poderosos funcionarios sénior del gobierno, incluyendo el presidente”, explicó Knox.

Las preguntas de los periodistas, por incómodas que parezcan, ayudan a definir la fortaleza de nuestras institucionales nacionales, enfatizó Knox.

Por ello, la WHCA urgió a la Casa Blanca a que “de inmediato revierta esta acción débil y equivocada”.

Knox urgió a quienes tengan duda sobre si la reacción al incidente es desproporcionada a que revisen con sus propios ojos el video de la rueda de prensa.

La suspensión del pase de prensa de Acosta generó titulares y cobertura en los principales medios de comunicación precisamente porque, desde que llegó al poder en 2017, Trump ha atacado a la prensa, y en mitines políticos, ha alentado abucheos o actos de violencia en contra de periodistas.

Las imágenes de televisión muestran el momento de un tenso intercambio entre Acosta y Trump mientras la becaria, no identificada, intenta arrebatarle el micrófono.

El intercambio con Trump no muestra que Acosta haya intentado tocar o agredir a la becaria, y varios corresponsales dieron testimonio de ellos y compartieron fotos en Twitter.